Aguas revueltas en el municipio  de Palomares del Río en pleno verano. La lucha interna entre los propios concejales populares (tres del sector crítico —antes oficialistas— afines a Juan Bueno y dos de la corriente de Virginia Pérez) y la respuesta de los grupos de la oposición «ante la falta de gobernabilidad» pueden acabar con el mandato de Lola Rodríguez. En una reunión celebrada el viernes por la noche, los grupos municipales que conforman la oposición, PSOE (3 ediles), IU (2), Vecinos de Palomares (2) y PA (1), decidieron dar un paso adelante al acordar presentar un escrito en el que solicitan un pleno extraordinario con el único punto del día de pedirle la dimisión irrevocable. En el caso de que la alcaldesa no presentara su dimisión, la oposición presentaría una moción de censura contra ella.

Hay que recordar que en las pasadas elecciones municipales el partido más votado fue el PP, que está gobernando en minoría hasta el día de hoy y alcanzando acuerdos puntuales con las diferentes formaciones que están en la oposición. En su día, el Partido Popular se repartió las concejalías del Ayuntamiento entre sus cinco ediles: la propia alcaldesa, David López (ambos del sector oficialista), José Manuel de la Villa, Alejandro Romero y Cristina Cruz Murillo (los tres que defendieron la candidatura de Juan Bueno en las pasadas elecciones provinciales).

A raíz de la victoria de Virginia Pérez en el congreso provincial en mayo, la alcaldesa ha ido retirando su confianza entre sus concejales «díscolos». Así, en junio fue Alejandro Romero —el único edil que no cobraba por ejercer su función— al primero que le retiró sus competencias, asumiéndolas tanto la propia regidora como su primer teniente de alcalde, David López.

Este pasado jueves fue José Manuel de la Villa, segundo teniente de alcalde, el que perdió sus competencias, dejando al cargo de las mismas a Lola Rodríguez y López, asumiendo así catorce delegaciones. Ayer fue Cristina Cruz quien, sorpresivamente, presentaba su carta de renuncia a las concejalías que tenía asumidas, por lo que el tándem Lola Rodríguez-David López se encargan de gestionar las veinte delegaciones del Ayuntamiento.

La alcaldesa nos llamó para comunicarnos que había perdido la confianza en De la Villa». Maribel Resurrección, de Vecinos por Palomares, comentó que «es difícil de que solo dos personas puedan gestionar un pueblo de ocho mil habitantes. Aun así, nosotros hemos apoyado puntualmente algunas propuestas siempre en beneficio del pueblo tanto si venían de la mano del PP como de otro partido».

Hay una fecha clave que fue el 5 de julio cuando se presentó un escrito a la presidenta provincial en el que se solicitaba un congreso ordinario local firmado por setenta y cinco integrantes del Partido Popular de Palomares «ante el grave deterioro de la situación de nuestro partido y del gobierno local». Diez días después, De la Villa perdía la confianza de la alcaldesa, quien señalaba ayer antes del cónclave opositor de anoche que «estamos en un proceso de remodelación; los resultados se conocerán a corto plazo. Planteamos todas las opciones posibles en beneficio del pueblo».

La portavoz socialista en el Ayuntamiento y secretaria general del PSOE de Palomares, Ana Jiménez, denuncia la inestabilidad política tras los últimos ceses de concejales en el Ejecutivo del PP

La secretaria general del PSOE de Palomares y portavoz socialista en el Ayuntamiento, Ana Jiménez, ha denunciado que la “purga interna que la alcaldesa de la localidad está llevando a cabo en el Gobierno local está provocando un auténtico desmantelamiento del Ejecutivo municipal”. La dirigente socialista ha criticado que la alcaldesa “esté utilizando a la institución para cobrarse la cabeza política de concejales que se han posicionado de forma diferente a la suya en la batalla interna por el liderazgo del PP de Sevilla”.

Ana Jiménez ha advertido de que esta “purga” se traduce “indudablemente en una enorme inestabilidad política para Palomares”, algo “inadmisible y que va a mermar la calidad y el funcionamiento del Gobierno local”. La portavoz socialista ha recordado que la alcaldesa ya ha cesado de sus funciones al Primer Teniente de Alcalde, José Manuel de la Villa, y que también ha retirado las competencias a Alejandro Romero. A esto se suma ahora la dimisión de Cristina Cruz de todas sus responsabilidades en el Gobierno local, “una persona que, además, cobra su nómina del Ayuntamiento”, ha alertado la dirigente socialista.

“En estos momentos toda la gestión municipal, las 14 áreas del Gobierno, recaen en dos personas: la alcaldesa, que además es vicepresidenta de Aljarafesa, y otro concejal, una distribución que resulta una barbaridad en un municipio tan extenso como Palomares, que arrastra grandes dificultades económicas”, ha reiterado la portavoz socialista.

Ana Jiménez ha confirmado “contactos con los grupos de la oposición para emprender acciones y buscar alternativas en beneficio de los vecinos y vecinas de Palomares”.

 

Anuncios