Con la llegada del verano es interesante conocer trucos para protegerse del calor y refrescar tu vivienda de manera muy sencilla.

Muchos estarán pensando únicamente en el aire acondicionado, y es que es el sistema más utilizado para evitar el calor, sobre todo en locales y grandes superficies comerciales. Pero en su contra, es uno de los aparatos que más consumen y por tanto supone una elevada inversión en su instalación y su uso.

Por ello, vamos a hablar de lo que puedes hacer, tengas o no, aire acondicionado o bomba de calor en tu casa.

Cómo huir del calor del verano

  • Usa ventiladores para poder mover el aire entre las habitaciones y bajar la temperatura ambiente.
  • Limita la ventilación de la vivienda en verano y hazlo sólo a primera hora de la mañana y a última hora de la noche cuando las temperaturas son mas bajas.
  • Crea corrientes de aire abriendo ventanas de ambos lados de la vivienda. Es lo llamado ventilación cruzada, y sobre todo en las horas en las que la temperatura no es tan alta te ayudará a refrescar la casa.
  • Usa correctamente las persianas, ya que en verano deben mantenerse bajadas las horas centrales de sol para evitar que la luz del sol generé mayor calor en el interior
  • Utiliza las cortinas para evitar también el paso del calor.
  • Haz vida en la parte de la vivienda orientada al norte por ser la más fría en verano ya que no incide con tanta potencia la radiación solar.
  • Puedes instalar toldos en las zonas sur, oeste o suroeste para evitar la incidencia directa del sol. Bájalos en las horas centrales del día cuando el calor es más fuerte.
  • Apaga las luces que no necesites durante el día, así aprovechas la luz del sol y evitas el calor que producen las bombillas.
  • Tener plantas o un jardín en casa puede ayudarte también a refrescar el ambiente, sobre todo en el momento de regarlas que debería ser a primera o última hora del día para que el agua no se evapore rápidamente con el calor.
  • Unas buenas ventanas te aislarán del exterior y no entrará tanto calor. Puedes cambiar las ventanas si estás son antiguas y no te aíslan bien de las temperaturas exteriores tanto en invierno como en verano. También puedes sellarlas si tienes problemas de filtración de aire por las juntas de los marcos.
  • Otra manera de aislar la vivienda es instalar un aislamiento térmico en la pared interior de tu casa. Te protegerá de las temperaturas extremas del exterior y de la contaminación acústica.

Aire acondicionado y bombas de calor

  • Respecto al uso de este tipo de instalaciones, las medidas que puedes tomar son las siguientes:
  • Realiza un mantenimiento del aparato. Una vez al año deberías de realizar el mantenimiento del aparato y limpiar el filtro, y cuando sea necesario cambiarlo.
  • Mantén regulada la temperatura del aire acondicionado. Intenta que no sea inferior a 23-25ºC, ya que con esa temperatura conseguirás mantener la vivienda agradable sin un gasto excesivo.
  • Programa con temporizadores el encendido y apagado para no consumir más de lo necesario.
  • Cierra puertas y ventanas cuando esté encendido.
  • Apágalo cuando no estés en casa, para no malgastar energía.

Ahorra siendo eficiente

Si sigues estas instrucciones podrás ahorrar a la vez de que no pasas tanto calor en casa. Pero si de verdad quieres ahorrar todo el año siendo eficiente energéticamente, lo mejor es que realices un Certificado de Eficiencia Energética para conocer las medidas de mejora más útiles para tu vivienda.

Si realizas una rehabilitación energética para ser más eficiente puedes solicitar las ayudas o subvenciones públicas autonómicas o nacionales. Consulta con un profesional y mejora el confort en tu vivienda al mismo tiempo que ahorras.

Anuncios