La coyuntura turística española ha tenido un comportamiento positivo durante este primer cuatrimestre del año. Los visitantes crecen en el conjunto del estado español un 5,86%, lo que supone un aumento de 1.476.512 vistantes; las pernoctaciones, un 3,96% lo que supone un incremento de 3.004.035 y el empleo hotelero en un, 5,01% lo que supone un incremento de 8.056.

En total, en los establecimientos hoteleros españoles trabajan un total de 168.858.personas.

Tanto el incremento de las pernoctaciones como los visitantes vienen dados principalmente por el turismo internacional, ya que tanto los visitantes como las pernoctaciones efectuadas por los turistas españoles apenas aumentan. En lo que llevamos de año el número de visitantes españoles y pernoctaciones han aumentado en un 3,30% y 0,85 respetivamente, con respecto al año anterior. Mientras, los turistas internacionales y las pernoctaciones de estos lo hacen en 8,09% y 5,91%, durante el mismo período.

La rentabilidad del sector hotelero también ha aumentado en España en comparación con el mismo periodo de 2016; así la facturación media diaria de los hoteles por cada habitación ocupada (ADR) ha sido de 79,47?, con una subida del 6,52% con respecto al año anterior. El ingreso medio por habitación disponible (RevPAR) ha alcanzado los 47,08?, un 11,53% más que hace un año.

En términos de empleo, el 95,48% de los contratos que se han realizado es de carácter temporal, muchos de ellos contratos formativos sin formación, en prácticas y becarios, todo con el objetivo de pagar menos, como se peude comprobar por los datos de la EPA reflejados en el cuadro anexo donde se analiza el tipo de contrato y de jornada.

La industria turística española está generando contratación pero no empleo estable, estando éste por debajo del crecimiento real del turismo. Dicho empleo es precario, temporal, parcial y de bajos salarios, con un alto porcentaje de prácticas fraudulentas que enmascaran largas jornadas con contratos a tiempo parcial, a costa de destruir empleo estable, de calidad y a tiempo completo, sustituyéndose por empleo precario y sin derechos, avalado por la reforma laboral que impuso el Gobierno del PP, lo que ha supuesto una desregulación del sector

Además, el Gobierno de Mariano Rajoy sigue maquillando las estadísticas de forma torticera, ya que los trabajadores/as contratados/as a tiempo parcial, en el mejor de los casos, están dados de alta a la Seguridad Social entre dos y cuatro horas y a efectos estadísticos cuentan como si estuvieran trabajando a tiempo completo.

Desde que la reforma laboral desreguló el trabajo a tiempo parcial, este tipo de contrato se ha convertido en el más fraudulento, ya que la gran mayoría trabajan 8 ó 10 horas y se les da de alta en la Seguridad Social por 4, lo que significa un fraude en toda regla. A ello hay que sumar que una parte de los autónomos son obligados a darse de alta en este régimen por los empresarios, para que ellos se paguen la cuota de la Seguridad Social, lo que denominamos ‘falsos autónomos’.

CCOO Servicios quiere denuncia tembién el abuso de los contratos formativos en fraude de ley, tanto el de prácticas como el de becarios como se ha podido comprobar en los restaurantes con estrellas Michelin, ya que en muchos casos se les obliga a cubrir puestos de trabajo habituales para ahorrarse el salario de un trabajador de cualquier categoría, ejerciendo funciones impropias de un contrato formativo -cuyo objetivo no es sino formarse.

A todo ello hay que sumarle la subcontratación y externalización a nivel del conjunto de departamentos de los servicios en sectores de hotelería, y en particular, el departamento de camareros y camareras de pisos, con el objetivo de precarizar más el empleo y no aplicar los convenios sectoriales para rebajar más aún los salarios y empeorar sus condiciones laborales.

La precariedad laboral, en sus distintas vertientes, supone una pérdida de profesionalidad e incide directamente en la calidad de la oferta turística. contribuye a ello el bloqueo de los convenios de hostelería por parte de las patronales del sector a pesar de la bonanza turística. En la actualidad hay 27 convenios bloqueados, de los cuales 20 son provinciales y 7 autonómicos, que afectan a un total de 609.061 de trabajadores.

Con el análisis de las principales variables turísticas se observa un brutal contraste entre el récord en los datos turísticos de visitantes, pernoctaciones y rentabilidad, en comparación con la evolución, estabilidad, calidad y condiciones del empleo.

Desde CCOO aspiran a construir un modelo turístico sostenible y socialmente responsable, apoyado por todos los estamentos vinculados con el sector, basado en la calidad del servicio, así como a la eliminación de esa ?cara B? del Turismo. El sindicato apuesta por la cualificación y la formación profesional de los profesionales que prestan el servicio, frente a modelos cortoplacistas, centrados en la maximización del beneficio a costa de la competencia desleal y el dumping, las externalizaciones, el ajuste de costes laborales y el fraude de ley.

CCOO Servicios

Anuncios