La hostelería, por el efecto Semana Santa, impulsa la creación de empleo, que se caracteriza por ser precario y temporal. De los 1,6 millones de contratos, el 90,6% fueron temporales (y un tercio de ellos a tiempo parcial) y solo el 9,4% indefinidos (5,5% a tiempo completo y otro 4% a tiempo parcial). 1 de cada 3 contratos han sido a jornada parcial.

En abril de 2017 hay 212.216 personas afiliadas más a la Seguridad Social que el mes anterior y el paro registrado ha bajado en 129.281 personas. Estos datos son positivos y mejores que los de abril del año pasado, aunque hay que tener en cuenta el efecto Semana Santa (corregidos del efecto estacional se limita a una subida de 101.006 afiliados, menos de la mitad que el dato sin desestacionalizar).

Aunque aumenta la afiliación, CCOO llama la atención del elevado número de bajas de afiliación que se produce siempre el último día laborable del mes: el 28 de abril las empresas dieron de baja en la Seguridad Social 112.246 trabajadores y trabajadoras, reflejo de la enorme rotación y precariedad de nuestro mercado laboral.

En abril de 2017 se han firmado 1,6 millones de contratos, el 90,6% temporales (y un tercio de ellos a tiempo parcial) y solo el 9,4% indefinidos (5,5% a tiempo completo y otro 4% a tiempo parcial). 1 de cada 3 contratos han sido a jornada parcial

La creación de empleo sigue concentrada en actividades de bajo valor añadido, impulsada por la hostelería ? 96.069 empleos en abril – y el comercio, con un peso reducido de la industria y de los sectores de intensidad tecnológica media y alta.

Para CCOO, es evidente que la recuperación económica ha reactivado la creación de empleo ?aunque sea precario- y ha reducido el paro. Pero también es cierto que la pérdida de población, sobre todo población activa, está “mejorando” las estadísticas laborales. Así, según el sindicato, la EPA muestra que el descenso del paro es mayor que la creación de empleo, por lo que hay otros factores que explican la bajada del desempleo. Los últimos años se caracterizan por la pérdida de población (envejecimiento, emigración) concentrada en la población activa (ocupados, parados) al tiempo que la población inactiva crecía ligeramente durante la crisis, inicialmente por el aumento de los desanimados y más recientemente por el resto de inactivos (población jubilada y otros).

Los niveles de protección contra el desempleo siguen en mínimos, aunque han dejado de caer. Solo la mitad de los parados registrados cuenta con algún tipo de protección (la tasa de cobertura bruta se sitúa en el 54,9%) que en la mayoría de los casos se reduce a una prestación asistencial. El gasto medio por beneficiario, incluidas las cotizaciones sociales, se sitúa en apenas 802,9 euros mensuales.

CCOO

Anuncios