Además de evitar tirar por el desagüe alimentos que puedan degradarse en su interior y provocar mal olor, debemos vigilar que los sellados de las tuberías se mantengan en buenas condiciones

Uno de los problemas más habituales en el hogar es ese olor desagradable que proviene de las tuberías del baño o la cocina.

Sin importar qué tanto aseo se les realice a diario, ese olor a moho y cañería se empieza a sentir a diferentes horas del día, en especial cuando el clima es demasiado cálido o lluvioso.

El uso de ambientadores o sprays suele ser la forma más rápida de disimularlo; sin embargo, su efecto no es lo suficientemente duradero y el mal olor regresa pronto.

En la actualidad hay varios tipos de productos químicos que se vierten sobre las tuberías para que se desatasquen y dejen de oler mal.

El problema es que está comprobado que estos son muy agresivos con el ambiente y, de hecho, en ocasiones son perjudiciales para la salud.

Por suerte, hay algunos remedios ecológicos caseros que podemos preparar con ingredientes muy económicos para conseguir resultados similares.

En esta ocasión queremos compartir un truco muy fácil que puedes tener en cuenta para decirle adiós a ese terrible olor. ¡No dejes de probarlo!

¿Por qué se producen los malos olores en las tuberías?

Antes de conocer en detalle la forma casera de eliminar el olor desagradable de los desagües, es bueno conocer por qué se producen y qué medidas se pueden tomar para evitarlos de nuevo.

Y es que, casi siempre, el fuerte olor es el resultado de hábitos que practicamos todos los días y que ignoramos que influyen en esta cuestión.

Los detergentes y jabones

fregaderoEl uso constante de detergentes y jabones sobre los fregaderos va desprendiendo una serie de químicos que se adhieren en forma de grasa en las cañerías. Poco a poco esta se va degradando y ante cualquier estímulo despide el mal olor.

Aunque es muy difícil evitar esto, si elegimos productos de buena calidad se puede minimizar las probabilidades que se produzca.

Las aguas estancadas

Existen áreas de las tuberías en las que el agua se estanca, formando criaderos de bacterias y moho.

Si bien es casi imposible que no ocurra, lo que se puede hacer es tratar de limpiarlas de manera continua para que los microorganismos no se proliferen.

El sellado de los tubos

tuberíasEl sellado de los tubos del inodoro, los grifos y los fregaderos suele degradarse debido a la humedad y el moho.

Como resultado aparece un molesto olor a silicona que empeora con el que producen las bacterias.

Tuberías viejas

Unas tuberías viejas no solo pueden dañarse con más facilidad, sino que también suponen el mejor ambiente para el crecimiento de las levaduras y bacterias.

El agua estancada junto con el material de desecho va formando unas capas que, incluso, pueden obstruir los tubos.

Restos de alimentos

platos en el fregadero¡Cuidado! Los restos de alimentos que se dejan ir por el fregadero son una de las causas principales del mal olor y el taponamiento de las cañerías.

Es primordial utilizar un filtro que permita retener en la superficie esos pequeños trozos de comida que quedan en los platos.

 

Truco para quitar el mal olor de las tuberías

limpiar con bicarbonatoSiendo conscientes de las posibles causas de los olores fétidos de las tuberías, te aconsejamos poner en práctica el siguiente truco para limpiarlas de forma natural.

Se trata de una sencilla combinación de bicarbonato de sodio con vinagre blanco, dos ingredientes amigables con el ambiente que sirven para eliminar los hongos, la grasa acumulada y otras sustancias que despiden mal olor desde la cañería.

 

 

Ingredientes

  • ½ vaso de bicarbonato de sodio (100 g)
  • 1 vaso de vinagre blanco (200 ml)
  • ½ litro de agua caliente

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, tendrás que poner a hervir el medio litro de agua.
  • Antes de que rompa en hervor, agrégale el vinagre blanco y revuelve bien.
  • Mientras la mezcla anterior hierve, incorpora el bicarbonato de sodio en el interior de la tubería que deseas limpiar.
  • A continuación, retira la mezcla de agua con vinagre del fuego y viértela en el fregadero para que se combine en el interior de la tubería con el bicarbonato.
  • De inmediato se producirá una reacción de efervescencia que es completamente normal.
  • Procura ponerle un tapón a la entrada de las tuberías para impedir que le caiga agua u otras sustancias, al menos, durante una hora.
  • En lo posible, déjalo actuar toda la noche para mejores resultados.
  • Repite este truco por lo menos una vez a la semana para mantener los malos olores alejados.

En conclusión, por muy poco dinero podrás mantener tus tuberías limpias y sin molestos olores. Además, no tendrás que recurrir a esos productos agresivos que dañan el medio ambiente.

 

Anuncios