abejas polonizadoras

Las abejas resultan ser el polinizador más importante del planeta, un elemento clave para la supervivencia del ser humano y la preservación del medio ambiente, tal y como lo conocemos.
Desde hace unos 10 años, las abejas están sufriendo un grave declive que podría hacerlas desaparecer y, entre otros desastres ambientales, su extinción supondría un auténtico drama para la seguridad alimentaria.
Sin embargo, una parte de los alimentos depende directamente de las abejas, puesto que su polinización hace posible los cultivos. ¿Qué hacer, entonces para evitar su declive? Entre tanto a nivel mundial se debate sobre la cuestión y toma medidas timoratas, a todas luces insuficientes, científicos americanos han encontrado la solución en la robótica.

Si bien es cierto que una abeja robótica creada por científicos polacos acaba de ser noticia, no es la primera vez que se lleva a cabo un proyecto de este tipo. Este fue proyecto de Robert Wood, un ingeniero eléctrico de Harvard, que lleva un tiempo trabajando en una clase completamente nueva de robots, incluyendo unas diminutas abejas robóticas multifuncionales.

Uno de los tipos que es más común es el que está centrado son abejas programables, concebidas como animales de tamaño realmente pequeño, a imagen y semejanza de las abejas reales.
Todo esto está hecho con materiales blandos, por lo que carecen del típico aspecto rígido que tienen los robots. Entre otros posibles usos, cuando estén corregidas podrán ayudar a polinizar los cultivos o las áreas naturales.
Es importante recordar que la importancia de la función polinizadora de la abeja se extiende más allá de la agricultura. Es más, la viabilidad de muchas de las especies tanto cultivadas como naturales dependen de la polinización única y exclusivamente.
Otra de las propuestas que vino de la Universidad Politécnica de Varsovia y su presentación ha despertado la atención en los medios. También se pretende ofrecer una solución al problema que supone la caída en picado de la población de las abejas.
Uno de los principales usos de estas abejas, según Dalewki, permite llevar a cabo una “agricultura de precisión” utilizándolas, por ejemplo, como “dosificadores inteligentes” de abonos o pesticidas. En un par de años estarán listas para su comercialización, si todo va según lo previsto.

 

Anuncios