microsoftLa tecnología no deja de estar en constantes actualizaciones, por lo que de pronto todo se convierte en obsoleto aunque esté en perfectas y óptimas condiciones. Por dicha razón, Microsoft ya no quiere que los usuarios continúen utilizando Windows 7.

El sistema operativo ya tiene ocho años de antigüedad e incluso es el más utilizado, mucho más que su más reciente y mejorada versión, Windows 10.


Sin embargo, el cambio a Windows 10 tendrá que ser obligatorio para todos los usuarios que pretendan mantenerse actualizados a partir del año 2020. Según Microsoft, Windows 7 se basa en una arquitectura de seguridad obsoleta, por lo que el sistema de los usuarios podría verse totalmente expuesto y vulnerable a peligros.

Además de que Windows 7 no tendrá las condiciones óptimas de seguridad, Microsoft considera que el uso extendido del obsoleto sistema operativo es el principal obstáculo para el crecimiento de Windows 10.

A través de un comunicado de Microsoft en

Alemania, la compañía mencionó que los usuarios tendrán la posibilidad de saltar a un sistema operativo más moderno en estos tres años, los cuales aún seguirán brindando soportes de seguridad.

windows 7Markus Nitschke, director de Windows en Microsoft Alemania, aseguró que los principales en correr riesgo son los clientes corporativos, pues en las empresas se manejan datos e información de mayor importancia que podrían verse realmente en riesgo. “Las empresas y usuarios que están utilizando Windows 7 con sus datos sensibles, en 3 años se enfrentarán con enormes peligros.”

Si los usuarios no migran al más reciente sistema operativo, podrían enfrentarse a altos costos de mantenimiento y operación, sobre todo en compañías. Además, Windows 7 estará más susceptible al malware que las últimas versiones de Windows y los nuevos procesadores de Intel, Qualcomm y AMD ya no serán compatibles.

Además de informar a los usuarios sobre las consecuencias a las que podrían enfrentarse, Microsoft espera que Windows 10 no repita lo sucedido con Windows 8, dado que muchos usuarios prefirieron quedarse con la estabilidad de Windows 7.

Ya con Windows XP hemos visto que las empresas deben hacer frente a una transición temprana para evitar riesgos o mayores costos, así que lo mejor será no arriesgarse y tomarse el tiempo suficiente para brincar de un sistema operativo a otro.

Anuncios