dineroLos préstamos rápidos siguen consolidándose en este 2017 como una opción real para conseguir dinero al instante y sin apenas realizar papeleos de ningún tipo. Sin embargo, hay quien sigue sin confiar en este tipo de préstamos por tramitarse íntegramente a través de Internet o por cobrar intereses excesivamente altos. En cualquier caso, ¿son quejas fundamentadas?

Lo cierto es que la crisis ha provocado un endurecimiento de las condiciones de los bancos para acceder a un crédito. Pues bien, hay quien vio de este problema, una oportunidad y un nuevo nicho de mercado. Es en ese momento cuando proliferaron las entidades financieras de capital privado que ofrecían créditos rápidos sin restricciones. Es decir, se crearon empresas que permitieron obtener dinero rápido a aquellas personas a las que los bancos tradicionales se lo habían negado por tratarse de una operación con cierto riesgo.

De este modo, tenemos dos opciones: creer que estas entidades únicamente se aprovechan de la situación de debilidad económica de las personas. O, visto desde otra perspectiva, creer que se trata de entidades que permiten el acceso al crédito a aquellas personas que, por un imprevisto o un gasto puntual, se han quedado sin liquidez y sin poder afrontar dicho gasto.

Entonces, ¿cobran intereses excesivamente altos? Lo cierto es que el nivel de morosidad en España es muy superior en comparación con el resto de Europa y ofrecer este tipo de productos a personas en situación de desempleo, o conceder préstamos con ASNEF o RAI, conlleva un riesgo de morosidad muy alto, lo que podría justificar, en cierto modo, intereses más altos que los que ofrece un banco a una persona solvente.

En todo caso, siempre es recomendable hacer un análisis exhaustivo de los préstamos que ofrecen estas entidades en España antes de solicitarlo, puesto que hay prestamistas que ofrecen créditos totalmente gratis y libres de comisión debido a la alta competencia que existe en este sector.

En resumen, son créditos idóneos para momentos puntuales de falta de liquidez, pero en ningún caso están hechos para ser utilizados de forma continua o como una forma de financiación de otros préstamos.

Eduardo F.

 


Anuncios