gaseosaUnalata de refresco tarda alrededor de 500 años en desintegrarse. Además, el proceso de extracción y transformación del aluminio, que en general depende de la minería a cielo abierto, genera toneladas de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global. Por eso, es necesario reducir el consumo de productos envasados con este material. Pero, en caso de hacerlo, también es importante asegurarnos de reciclarlo.

A continuación podrás aprender a fabricar una lámpara de aceite con una lata de soda vacía,

que además está hecha por completo con materiales reciclados, como un trozo de calcetín que servirá de mecha.

Si te interesa, puedes aprender a hacer una cocina con una lata de soda, otro proyecto que te servirá mucho si, por ejemplo, estas pensando qué y cómo cocinar cuando estás de campamento.

refresco

Materiales

 

lata

  • – 2 latas de refresco o soda
  • – Tijeras
  • – Navaja
  • – Calcetines viejos o material para mecha (puedes reciclar una vieja camiseta)
  • – Pegamento
  • – Aceite (para encenderla)
  • – Chinche

Procedimiento

gaseosa

1. Corta cuidadosamente las bases de las latas con una tijera. Primero deberás perforarlas con cuidado para facilitar el corte. Debes hacerlo aproximadamente a 2,5 centímetros de la base.

lampara


2. Para hacer el quemador, perfora el fondo de una de las latas con una ranura, y haz unos orificios pequeños con una chinche a su alrededor.

Cómo hacer una lámpara ¡con una lata de gaseosa! ¡Pasa loco!

3. Corta un trozo de tela de calcetín o cualquier vieja prenda de forma rectangular, para que sirva como mecha, y pásala por la ranura.

refresco

4. Haz encajar la lata con el quemador sobre la otra, para que formen entre las dos la base de la lámpara. Deberás colocar el aceite entre ellas cuando quieras encenderla.

lata

5. Utiliza la parte sobrante de una de las latas para hacer una pantalla, que impedirá que la llama se apague con el viento y además reflejará la luz en su superficie plateada, haciéndola más potente. Adhiérela con un pegamento que no sea combustible ante la llama a tu quemador. Otra opción es intentar calar una de las latas directamente de modo en que puedas colocar el quemador dentro de ella.

¡Y listo! Ya puedes llenarla con un poco de aceite y disfrutar de su luz.

Anuncios