genial

Seguro escuchaste hablar del «día de acción de gracias» («thanksgiving», en inglés). Si estás en Estados Unidos, es probable que lo celebres todos los años con una sustanciosa cena familiar. Pero, incluso si vives en un país en que no se celebra esta fiesta, es probable que la conozcas por la televisión o las películas. Cualquiera sea el caso, lo que sí quizás no sepas es el verdadero origen de esta celebración. ¿Por qué se agradece y que tiene que ver el pavo en todo esto? Sigue leyendo para descubrirlo.

 

Las primeras celebraciones

Para comenzar a entender por qué se celebra el día de acción de gracias, debemos volver atrás en el tiempo hasta llegar a los primeros colonos europeos en suelo estadounidense. Estos fueron los famosos «peregrinos» que partieron hacia el continente norteamericano en 1620 a bordo del Mayflower y finalmente se instalaron en Plymouth, en lo que actualmente es Massachusetts.

La vida en el «Nuevo Mundo», sin embargo, no fue tan fácil como podría haber parecido y los colonos no estaban preparados para el crudo invierno estadounidense. De los 100 peregrinos que completaron la travesía desde Europa, solo 50 sobrevivieron al primer invierno. Su futuro no parecía muy próspero, pero eso estaría por cambiar.

Conocemos las atrocidades que sufrieron muchos de los pueblos nativos tras la llegada de los europeos a nuestro continente, pero la historia del día de acción de gracias es una de cooperación, bastante diferente a las que estamos acostumbrados a escuchar.

acion de graciasTras los estragos del crudo invierno, los colonos se vieron sorprendidos por la visita de Samoset, el primer nativo-americano en hacer contacto con los peregrinos. Gracias a él y otros indígenas, lograron a prender a vivir en esta nueva tierra y su segundo invierno fue mucho más favorable. Para celebrar, los colonos invitaron a varios indígenas a un gran banquete que duró unos tres días y es considerado el origen de lo que hoy llamamos «día de acción de gracias».

 

Tiempos modernos

Con el tiempo, la práctica de un día de agradecimiento comenzó a extenderse entre las diferentes colonias. Sin embargo, la práctica no se extendió a la totalidad de los Estados Unidos hasta 1863 cuando, en plena guerra civil, Abraham Lincoln lo proclamó como un día nacional a celebrarse el último jueves de noviembre de cada año.

Durante la depresión, F. D. Roosevelt lo adelantó una semana para intentar mejorar las ventas, pero poco tiempo después volvió a moverse para el cuarto jueves de noviembre, día en que se sigue celebrando en la actualidad.

fiesta

Los expertos tienen dudas sobre si aquel primer día de acción de gracias entre los nativos y los colonos incluyó en pavo en su menú, pero esto no ha impedido que se convierta en un plato infaltable en la mesa de esta celebración. De hecho, poco a poco el aspecto religioso de este día ha pasado a segundo plano y la comida ocupa un papel cada vez más central.

Anuncios