jabones con colorantes naturales

Como dar color a nuestros jabones artesanales sin usar colorantes químicos y de una manera fácil y sencilla.

Una de las preguntas más comunes en mis cursos es ¿cómo puedo dar color a mis jabones? ¿Son naturales los colorantes? Quiero hacer esos jabones que veo en las tiendas con esos colores tan llamativos! y por supuesto tengo que hacer unas aclaraciones previas a mis alumn@s.

¡Claro! Podemos dar unos colores maravillosos a nuestras pastillas de jabón, pero sospechar de colores muy intensos! Los colorantes naturales, ya sean plantas, minerales, especias dan colores suaves, si veis colores que se muy intensos tipo fucsias, morados, azules son colorantes alimentarios de origen artificial. Con ello no quiero decir que sean tóxicos, pero si queremos tener un jabón 100% natural y con colorantes no químicos debemos conocer la paleta de colores que nos ofrece la naturaleza para nuestras creaciones.

especias como colorantes

Este es un mundo apasionante en el que deberemos jugar a alquimistas para conseguir nuestra gama de colores que deseamos. Y para ello que mejor que empezar con un listado con algunas plantas y especias que podemos utilizar para tintar nuestros jabones:

  • Alfalfa: (uso seco), da color verde medio.
  • Raíz alkaneta: (usar en aceite) produce púrpura a azul.
  • Remolacha polvo de raíz: los resultados en color amarillo calabaza; Contiene antioxidantes.
  • Cáscara de nogal: (uso seco, planta) agrega púrpura a manchas negras;
  • Caléndula: (secas, flores enteras) produce rayas amarillas; tiene propiedades curativas.
  • Caléndula: (en polvo) añade color amarillo; beneficios curativos.
  • Zanahoria: (uso del suelo, crudo) produce el color naranja amarillento; contiene beta caroteno
  • Manzanilla: ( polvo) produce amarillento a amarillo.
  • Clorofila: (polvo) de color verde; tiene propiedades desodorantes.
  • Canela: (polvo) color marron claro a oscuro.
  • Cacao en polvo: de color marrón .
  • Café: (uso finamente molido) de color marrón a negro; exfoliante, tiene antioxidantes, y elimina los olores.
  • Bayas Elder: (uso en en disolución de sosa) color marrón claro; alto contenido de antioxidantes.
  • Polvo de té verde: el color verde parduzco; antioxidantes.
  • Henna: verde oliva a marrón verdoso.
  • Indigo en polvo: el color azul profundo;
  • Alga Kelp: el color verde; minerales y yodo en cantidades ínfimas.
  • Leche: tonos de beige a marrón.
  • Arcilla roja: Color rojo ladrillo; atrae las impurezas en la piel.
  • Arcilla verde: color verde grisáceo.
  • Paprika: da un color anaranjado.
  • Piedra pómez: da color gris; bueno para exfoliante.
  • Arcilla rosa: produce color rosado pardusco; atrae las impurezas en la piel.
  • Azafrán: resultados en color amarillo
  • Hierbabuena: (uso seco) verde a marrón.
  • Espinaca: (uso seco) produce un color verde claro.
  • Espirulina: produce color verde a verde azulado.
  • Cúrcuma: resultados en color amarillo.
Y ¿cuando lo añadimos? si este punto es importante ya podemos añadirlo en 3 momentos en concreto:
· en la disolución de agua y sosa.
· macerandolos en la mezcla de aceites.
· en el punto de hebra.
 
Aunque profundizaremos en las siguientes entregas en el tema, daré unas reglas generales:
· aquellos colorantes en polvo, recomeindo un poco antes del punto de hebra para poder distribuirlos totalmente por nuestro jabón con el útltimo batido y que no cambie mucho la coloración tras la saponificación.
· Extractos acuosos como tés e infusiones como sustituto del agua en la disolución de sosa. ¡Ojo simepre enfriado previamente!. Si la añadimos caliente sobre la sosa puede crear una efervescencia peligrosa!
· Extractos oleosos como la caléndula o el hipérico sustituyendo algún aceite de nuestra mezcla de aceites.

Seguimos nuestro tutorial sobre los colorantes naturales en jabones artesanales con unos sencillos experimentos para conseguir diferentes gamas de colores.

Uno de los principales problemas a la hora de colorear los jabones con colorantes naturales es conseguir el tono deseado.

 

Por ello os proponemos una serie de experimentos para conseguir nuestros propios tintes naturales. Jugaremos con nuestras plantas para conseguir una gama de tintes vegetales mediante maceraciones en agua o aceite!

 

Recordamos del anterior tutorial que hay diferentes momentos en los que añadir los colorantes durante la elaboración de los jabones:

· en la disolución de agua y sosa.
· usando maceraciones en la mezcla de aceites.
· en el punto de hebra.
Ahora vamos a conocer estos 2 metodos rápidos para crear maceraciones coloreadas con nuestros tintes vegetales y poder probar diferentes concentraciones e intensidades.
Para ello, como en todo nuestros experimento, debemos registrar los resultados con una sencilla tabla para cada colorante, indicando la proporción de planta por volumen de agua o aceite en el que realicemos la maceración. Obtendremos una tabla con nuestros diferentes colorantes (ver listado) y una muestra del resultado obtenido, y así podremos repetirlo en posteriores ocasiones!
Y ahora al tema, los 2 metodos:
 1.Infusionar nuestro colorante en agua.
Este método nos permite sustituir el agua en el que disolvemos la sosa por una disolución ya tintada con nuestro colorante, consiguiendo colores mas intensos cuanto mayor sea la proporción de planta en la infusión.
Es muy sencillo, sólo hay que preparar con la planta seca una cocción que mantendremos durante 15-30 minutos hirviendo. Os recuerdo que previamente hay que anotar la cantidad de planta, por ejemplo podemos empezar con una proporción 1:10, 100 gramos por litro, y posteriormente filtrar y dejar enfriar a temperatura ambiente.
Se puede emplear tambien planta fresca, aunque por motivos de conservación, conviene que la planta este seca para evitar cualquier tipo de contaminación bacteriana y que produzca la aparición de mohos u bacterias que estropeen nuestro tinte. Este tipo de preparaciones tienen un tiempo de caducidad breve por lo que recomiendo usarla en un periodo breve.
Por ello también quiero hablaros de un segundo método:
2. Maceración en aceite en caliente.
Conseguiremos un aceite tintado con nuestro colorante, utilizándolo posteriormente en la mezcla de aceites de nuestra formula. Para este experimento recomiendo aceites insaturados de color claro, como almendras o girasol, ya que asi conseguiremos un color más puro que si utilizamos un aceite de color oscuro como el típico oliva  de tonalidad verdosa. La razón es la siguiente: el color resultante estaría mezclado con la propia coloración del aceite siendo más difícil conseguir específicico del colorante.
preparando colorantes para jabones
 Para realizarlo sólo necesitamos una cazuela y varios tarros de cristal y seguiremos los siguientes pasos:
1. En cada tarro mediremos la cantidad de colorante por volumen de aceite que vamos a introducir. Colocaremos la planta seca y llenaremos el tarro con el aceite.
2. Cerramos el bote y lo ponemos al baño maria, durante un periodo de 2 a 4 horas, hasta que veamos que no cambia la tonalidad.
3. Filtraremos el contenido y almacenaremos cada bote con una etiqueta con el tipo de aceite, proporción de colorante y tiempo de maceración.
4. Posteriormente sólo tendremos que sustituir en nuestra fórmula el aceite vegetal por el mismo previamente coloreado, sin tener que hacer ningún cambio a la hora de calcular la cantidad de sosa necesaria para la saponificación
¡Consejos!
– Aprovechemos para hacer varios experimentos a la vez, con diferentes plantas y aceites, y asi conseguiremos una amplia gama de colores con el mismo esfuerzo.
– Mejor usar sólo planta fresca por el problema que nos podría generar de conservación la humedad de una planta fresca.
– Podemos colocar en cada tarro las plantas en bolsitas rellenables para infusiones y así nos facilitará la labor de filtrado.

 

Anuncios