Según sus fabricantes, este sistema se adapta a cualquier tipo de instalación tanto doméstica como industrial «ya que trabajamos desde 700 w, para una auto caravana, hasta 2,7 Mw para grandes instalaciones e industrias, y es compatible con instalaciones energéticas renovables, eólicas o fotovoltaicas».

La empresa visueña Instalaciones y Mantenimientos Díaz, ubicada en el polígono industrial Poliviso, de El Viso del Alcor, ya ha comenzado la fabricación de «Génesys», un «ahorrador energético», que, según sus responsables, es capaz de reducir la factura de la luz en un ochenta por ciento manteniendo los niveles habituales de consumo en cualquier tipo de instalación eléctrica, además de proporcionar un ahorro de la potencia contratada del setenta y cinco por ciento.

El inventor de «Génesys» se llama Francisco (prefiere no desvelar sus apellidos «para evitar problemas»), un ingeniero superior nacido en Sevilla, que a sus 34 años ya tiene en su haber varios premios por proyectos innovadores y diez patentes registradas a su nombre. Una de las últimas, y la más exitosa hasta la fecha, ha sido este ahorrador energético que el ingeniero comenzó a fabricar en su cabeza en 2012 y cuya primera patente se registró al año siguiente.

Hasta desarrollar este modelo que ahora presentan, Francisco reconoce haber superado las más peregrinas contrariedades y haber soportado «de todo tipo de descalificativos», incluso tuvo que vender su coche «para poder asumir los costes y construir el actual prototipo».

La propia alcaldesa de El Viso, Anabel Burgos, se ha desplazado hasta la sede de Instalaciones Díaz en el Poliviso junto al teniente de alcalde, Fernando Rueda, para conocer este nuevo invento de primera mano, y ambos mandatarios expresaron su satisfacción «por este nuevo avance que puede favorecer a la gente».

De hecho, desde el Ayuntamiento, que ha ofrecido su respaldo unánime al proyecto, ya se está colaborando con Energeed, el sello creado para comercializar este ahorrador energético, con miras a la colocación de uno de los modelos en un edificio de titularidad municipal. Técnicos del consistorio visueño están estudiando en qué dependencias podrían instalar este invento, con el que esperan «apoyar esta iniciativa emprendedora». Por su parte, los técnicos de Energeed, con José Juan a la cabeza, preparan los datos para el respectivo estudio energético previo a su instalación.

«Génesys» es ya una realidad también para uso doméstico y su tamaño actual «es más o menos del mismo volumen de una lavadora o secadora convencional», aseguran sus fabricantes. En cuanto al coste, instalar uno de estos aparatos en un domicilio estaría por encima de los seis mil euros.

Mariano Fraile, responsable de comunicación de Energeed, asegura que «de aquí a un año» tendrán desarrollado un modelo «del tamaño de un extintor» destinado para uso doméstico y cuyo precio «será muy asequible para el consumidor, dos tercios más barato por lo menos».

Además de las ventajas en cuanto al ahorro que puede suponer, «Génesys» se presenta como un importante revulsivo económico y motor de empleo ya que sus fabricantes esperan crear antes de que termine 2016, «unos 50 puestos de empleo directos y la mitad de empleos indirectos».

 

Anuncios