Tengo suerte! Tengo un cuerpo precioso, delgado, y lo único que sé de las dietas es lo que me cuentan mis amigas y las revistas femeninas. Diréis… ¡Disfrútalo! A pesar de todo, no es el caso. Las piernas largas y el vientre plano son fabulosos. ¡Pero nadie imagina la belleza femenina sin un busto precioso! Por desgracia, nunca he logrado tener ese tipo de pecho. Cuando era más joven, esperaba que al convertirme en toda una mujer podría lucir escotes maravillosos en mis blusas y vestidos. ¡Pero ya tengo 27 años y sigo soñando con una copa B! Parezco una adolescente. Y a medida que pasa el tiempo me siento más enfadada y frustrada.

Hace un año empecé a considerar seriamente hacerme la cirugía plástica. Estudié todas las clínicas de mi ciudad, reuní información sobre los tests que había que hacerse antes de la operación y sobre el precio de los implantes. Sin embargo, cuando conseguí ahorrar el dinero, me sentí aterrorizada. El doctor, a pesar de todos mis temores, no se rió de mí, sino que me recomendó tranquilizarme y probar métodos no quirúrgicos para aumentar el busto. No crean que me puse a comer kilos de repollo, frotarme el pecho con todo tipo de tónicos o tomar hormonas. Me recomendaron una crema única que me ayudó a resolver el problema.

Así que aquí tenéis el ¡ANTES

y el DESPUÉS!

Diréis…, “Sí, claro, esas cremas que se venden en los supermercados pero son todas una estafa”, y tenéis razón en eso. Pero la crema que he utilizado no es de las que se encuentran en cualquier tienda o farmacia. Es una crema especial, que solo podéis conseguir en las clínicas o comprarla en línea. Se llama Bust Cream Spa. Decidí ahorrar dinero y la compré directamente al fabricante en su propio sitio web. Unos días después recibí una bonita caja con los esperados tubos de crema en su interior. Las instrucciones de uso eran bien simples: aplicar dos veces al día con masajes durante cinco minutos. ¡La crema tiene un asombroso buen aroma, es liviana, suave y muy agradable! No mancha la ropa y no causa molestia al aplicarla. Me gustó en especial el hecho de que es muy económica, una gota del tamaño de una moneda pequeña basta para cada aplicación. Le da a la piel de mi busto una suavidad al tacto, la pone sedosa e hidratada. ¡En una palabra, Bust Cream Spa fue amor a primera vista!
Una semana después noté los resultados: la forma de mis pechos había cambiado. Tenía más tono y estaban más redondeados.¡Incluso parecían más grandes! ¡Pasé una tarde entera frente al espejo admirando mi nuevo busto, no era muy grande pero se veía muy bien! ¡Me di cuenta que el busto pequeño pero bien formado podía ser atractivo!

El tiempo pasaba volando. Ya hacía un mes desde que había empezado a usar la Bust Cream Spa. El tubo mágico estaba vacío. ¡Pero no estaba triste porque había conseguido mi objetivo! ¡Hasta hacía poco, mi talla de busto apenas llegaba a A y ahora uso una talla C completa! En un mes, y como si fuera por arte de magia, mi busto creció dos tallas. Muchas de vosotras deberéis agradecer que la naturaleza os haya dotado con tan buen busto. Pero aun así lo que me pasó es un milagro: ¡si lo hubiera soñado, no hubiera sido un sueño mejor que esta realidad! Pero además de crecer, mi busto se ve hermoso: duro, alto, y tonificado. Ahora puedo salir sin usar sostén y me siento súper sexy! ¡Cualquier cosa que me pongo, sea simple ropa deportiva o un vestido elegante con un escote pronunciado, me queda divino! ¡Y me veo espectacular! ¡Gracias, Bust Cream Spa! ¡Mi autoestima está por los cielos! ¡Claro que sí! Ahora los hombres giran la cabeza al verme pasar J

Anuncios