Empire State Building. Las obras de uno de los rascacielos más elogiados del mundo (no en vano ostentó el título durante 40 años del edificio más alto del planeta), se realizaron con rapidez. Comenzaron en marzo de 1930 y al año siguiente, el por entonces presidente de Estados Unidos, Herbert Hoover, encendía sus luces desde Washington D. C. Más de 3.400 trabajadores colaboraron para que el edificio conquistara el cielo neoyorquino con sus 443 metros.

París, una ciudad fantasma en China
París, una ciudad fantasma en China
Anuncios