El Ayuntamiento de Valencia ha limitado a 30 kilómetros por hora la velocidad a la que se puede circular por el centro de la ciudad. Esta medida, que ha entró en vigor el 1 de septiembre, pretende ampliar el espacio destinado al peatón, incrementar la seguridad vial, reducir la contaminación ambiental y potenciar el comercio local.

Esta campaña denominada “El centro ya va a 30” afecta a las calles que quedan comprendidas dentro del primer anillo de circunvalación, es decir, al distrito conocido como Ciutat Vella (Ciudad Vieja). Esta medida que ya se ha implantado en ciudades españolas como Bilbao, Pontevedra o Vitora, y en ciudades a nivel europeo como Londres, París o Copenhague.

Racionalización del tránsito

Joan Ribó, alcalde de Valencia, y Guiseppe Grezzi, concejal delegado del movilidad, fueron los encargados de presentar esta campaña. Ribó ha definido esta acción como una “pacificación del tránsito rodado en el centro urbano“. Explicando que el objetivo final es que por el inteior del anillo circulen solo vehículos autorizados.

Con esto se pretende racionalizar el tráfico en el centro de la ciudad, y convertirle en lugar para los peatones. Además, esta campaña también conlleva una gran carga simbólica, ya que “devuelve” a la plaza del ayuntamiento “su carácter” de plaza.

“El centro ya va a 30” estará presente en el mobiliario urbano, transporte público y redes sociales, e implicará que los vehículos no pueden circular a más de 30 kilómetros por hora por las calles o plazas más céntricas de la ciudad. Cabe destacar que todas las medidas que se adopten se realizarán mediante un diálogo permanente y un consenso con los comerciantes, instituciones y demás agentes implicados.

Además, a esta medida se suman otras acciones implantadas por la Concejalía de Movilidad valenciana como la bajada de las motos de las aceras o la instalación de nuevos aparca-bicis. De este modo, la Comunidad Valenciana apuesta por otros medios de transporte para recorrer su ciudad en detrimento del vehículo privado.

Con la aplicación del límite de velocidad, que se suma a las “Zonas 30” ya establecidas y por las cuales cualquier peatón tiene prioridad, se pretende reducir a la mitad el número de vehículos que pasen por el centro de Valencia.

Anuncios