Con el verano ya entre nosotros aquí en España, no se están haciendo esperar las visitas a urgencias porque algún que otro bicho ha hecho su aparición en plenas vacaciones, avisando con picaduras típicas pero aún así desconocidas para muchos.

Para empezar hay que dejar claro que una picadura de mosquito típica
NO ES UNA URGENCIA.

A menos que el picor sea insoportable, la picadura más grande de lo normal, o haya fiebre o algún dolor extraño de por medio, por favor, evitemos colapsar los centros sanitarios con este tipo de quejas.

Al recibir una picadura, muchos se preguntan más de una vez“¿y este tipo de picadura de qué puede ser?”.

La mayoría de las veces suele ser el bicho típico: El mosquito.

Últimamente parecen más virulentos que antes, pero no dejan de ser picaduras de mosquito.

Sin embargo, si vivimos cerca o en pleno campo, es posible que suframos picaduras de otro tipo de bichos que sí podrían preocuparnos.

Vamos a ver los diferentes bichos que pueden picarnos, cómo es su picadura característica, y qué podemos hacer frente a ello.

1. Picadura de mosquito

picaduras

Como podéis ver en la imagen, la picadura típica de mosquito es una pápula (mancha) o incluso un habón (lesión sobreelevada).

Puede ir desde el mero hinchazón hasta un habón de color rojizo, y durar horas o días.

Simplemente producen picor, de menor o mayor intensidad, pero sólo picor.

Si se sufre algún otro síntoma (sobre todo alerta con la FIEBRE), eso ya no es una picadura de mosquito común. Pero si tan solo es picor, no hay mayor preocupación.

2. Picadura de avispas y abejas

bichos

Los himenópteros, es decir, avistas y abejas, también tienen su picadura característica: Un habón (hinchazón) con inflamación, un pequeño punto central y dolor, pero bastante más doloroso que un mosquito, imagino que notaríais la diferencia en caso de tener la mala suerte de sufrirlo.

En este caso, en algunas personas, la inflamación va aumentando poco a poco al cabo de las horas.

Además, hay que tener cuidado, pues en la picadura de abeja hay que quitar el aguijón clavado, ya que en su extremo se encuentra el saco con el veneno y no es buena idea romperlo. En el caso de la avispa no hay aguijón de recuerdo.

3. Picadura de chinches

insectos

El caso de las chinches es particular, pues dejan picaduras en zigzag, de color rojizo y urticaria intensa asociada en algunas ocasiones.

4. Picadura de pulga

clases

Las picaduras de pulgas son similares a las de chinche, pues pican muchas veces en fila o grupo.

Su forma es de roncha, y el picor es prácticamente instantáneo tras la picadura.

5. Picadura de garrapata

tratamientos

El caso de la garrapata es particular, pues el mismo insecto se queda clavado en la piel y se hincha de forma progresiva mientras va chupando la sangre de su huésped.

En otros casos, lo que sucede es que aparece una costra negra (úlcera necrótica), pues una pápula o mancha puede llegar a pasar desapercibida y no provocar molestias. Si la detectamos en el momento de la picadura, estará ahí un tiempo mientras “come”.

ayuda

En otros casos más graves, la picadura adquiere forma de círculos concéntricos. Es un signo de alarma para acudir a urgencias, pues es la picadura que deja la garrapata que provoca la Enfermedad de Lyme.

6. Picadura de araña

Doctor, ¿qué bicho me ha picado?

Las picaduras de araña producen una mácula o mancha  con dos pequeños puntos centrales, a veces llenos de líquido en su interior.

En el caso de España son poco o nada peligrosas, aunque la cicatrización puedes ser lenta por dicho veneno. En otros países depende del veneno en cuestión.

En algunos casos, la picadura tiene forma de cráter en la piel (como los de la Luna), pero no es el caso de España en particular.

7. Picadura de cienpiés

picaduras

Finalmente, y aunque a alguno pueda sorprenderle, los miriápodos como los cienpiés, la escolopendra o el milpiés también muerden o “pican”.

En su caso son mordeduras dolorosas, con dos puntos sangrantes que se hinchan dando lugar a un dolor muy intenso.

En este caso puede llegar a ser necesario el uso de analgésicos e infiltración local de anestésicos, además de antihistamínicos y corticoides dependiendo de la intensidad y virulencia del caso.

Como podréis observar, no he sido capaz de encontrar una fotografía decente de una picadura de este tipo. En todo caso, la reconoceréis por estos puntos sangrantes y el intenso dolor, que sí es motivo suficiente para acudir a urgencias.

SIGNOS DE ALARMA

Para terminar, me gustaría dejar claro algunos signos de alarma que SÍ requieren una visita a URGENCIAS. Un picor agudo, de intensidad leve-moderada en un primer instante, no es suficiente motivo, pues probablemente en el momento de ser atendidos en un servicio médico ya no existirá.

– Fiebre: En el caso de asociar fiebre a cualquier picadura, es motivo suficiente para acudir al hospital. Ya sea en el momento de la picadura, horas después o incluso uno o dos días tras esta.

– Picor intenso que no cede: Si el picor intenso no cede con el paso del tiempo (pongamos 2 o 3 horas), puede que sea necesario aplicar tratamiento y consultarlo en nuestro centro médico de referencia.

– Dolor intenso: De la misma forma que el picor, si se produce un dolor muy intenso, como sucede con la picadura de abeja, avispa o cienpiés, es momento para ir al hospital a ser tratados.

– Aumento de color o tamaño picadura: Si nos pica un mosquito (o eso creemos), pero la mancha de tal picadura se vuelve con el tiempo de un color más intenso de lo normal o de un mayor tamaño, es un signo de alarma. Con “normal” me refiero al típico habón, muchas veces color piel. Si es rojo puede ser normal, pero un tono morado puede ser algo a tener en cuenta.

Estos son algunos de los signos de alarma más típicos, pero puede haber más.

El objetivo es saber diferenciar lo que es una urgencia (picadura de abeja o cienpiés) de algo normal que se pasará de forma espontánea y sin tratamiento de urgencia (picadura de mosquito).

Anuncios