Tres de cada cuatro consumidores de electricidad aseguran que dedican menos de cinco minutos a leer el recibo de la luz. Además, la mitad de ellos asegura que la factura “no se entiende”, según los resultados de un estudio realizado por el Instituto Sondea, especializado en investigación de mercados, y la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa).

La encuesta, realizada en abril entre más de 2.000 responsables de la decisión de compra o contratación de servicios de su hogar, refleja que solo un 25% de los consumidores dedica más de cinco minutos a leer su recibo eléctrico, mientras que el 75% de ellos reconoce que destina un tiempo menor a esta tarea.

Prácticamente la totalidad de los encuestados, el 96,7%, dice que sabe cuál es la compañía con la que tiene contratada la electricidad. Asimismo, saben cada cuánto tiempo les llega la factura eléctrica (94,5%) y afirman que suelen mirarla (92,4%).

Por otro lado, el 84,2% de las personas encuestadas asegura que conoce la potencia contratada en su hogar y el 49,6% no está seguro de conocer los distintos conceptos que aparecen en la factura eléctrica. Además, el 53% de los encuestados creen que el recibo “no se entiende”.

Unesa recuerda que el contenido, modelo y diseño de las facturas eléctricas en España viene fijado por la normativa vigente, que marca incluso los gráficos que deben figurar en ella, las distintas informaciones que han de incluirse y en qué posición debe encontrarse cada uno de los datos que constan en el recibo.

Con todo, casi dos de cada tres ciudadanos, o el 64,5%, declaran que no incluirían información adicional en la factura, frente al 35,5% que sí introduciría más datos. En concreto, datos relativos a aspectos como el gasto real aún más desglosado y más detalles del consumo (8,8%), más claridad (8,8) y un histórico del consumo y comparativas de días y franjas de consumo (5,7%).

Anuncios