botiquin caseroUna de las preocupaciones máximas de los habitantes del hogar es que este sea un lugar seguro y, si bien son muchas las medidas de prevención que se pueden tomar en este sentido, los accidentes ocurren hasta en el entorno más protegido. Sin embargo, la mejor forma de estar preparado ante cualquier posible incidente es contar con un buen botiquín.

Dar con el botiquín ideal pasa por evaluar de manera genérica y específica los posibles riesgos a los que se está expuesto en la vivienda: no es lo mismo vivir en un ático que un chalet adosado, contar o no con un jardín o zonas verdes, o estar ubicado en el campo o en el centro de una ciudad… En cada caso, los requisitos y demandas serán diferentes, si bien todos comparten algunos aspectos fundamentales.

Aquí se exponen los componentes de un botiquín para primeros auxilios y paliar padecimientos leves en una vivienda con piscina y zonas ajardinadas:

Imprescindibles

– Tijeras curvas y rectas

– Guantes desechables

– Termómetro

– Desinfectante de manos

– Material para curas:

• Algodón
• Esparadrapo
• Vendas
• Apósitos estériles
• Solución antiséptica desinfectante, como alcohol o agua oxigenada
• Analgésicos generales como por ejemplo el paracetamol, que también tiene propiedades antitérmicas, o el ibuprofeno, por su capacidad antiinflamatoria
• Otros productos de utilidad son las pastillas para el alivio del dolor de garganta, o los famosos antigripales
• Antihistamínico para posibles reacciones alérgicas
• Antipruriginoso de uso tópico que se utiliza ante picaduras

Importante

– Férula y tablillas para inmovilización

– Pinzas de lengua y abrebocas para atragantamientos

– Ambú clínico, adulto e infantil para favorecer una respiración artificial manual

Ideal

– Desfibrilador

– Botella de oxígeno con regulador de flujo y mascarilla

– Es aconsejable además, que se elabore una ficha informativa con los datos relevantes de los usuarios (como alergias o enfermedades) y las personas de contacto a avisar en caso de requerirse.

Este simple documento será de gran utilidad al personal sanitario.

Además, en relación con el botiquín hay dos aspectos indispensables a tener en cuenta:

– La ubicación: es primordial que el botiquín esté lo más cerca posible a un baño, puesto que en caso de precisarse agua corriente estará al alcance ésta y todo lo que se requiera para practicar la atención. En caso de haber niños en la vivienda, el botiquín debe estar a suficiente altura para que los más pequeños no alcancen.

– Las revisiones periódicas: cada cierto tiempo se deben comprobar las existencias de los componentes y utensilios, así como su estado de conservación y en el caso de contener medicamentos, inspeccionar su caducidad. En caso de que haya medicamentos caducados en su botiquín, se deben depositar en los puntos SIGRE de las farmacias.

Aparte de este listado orientativo, lo más importante es que el teléfono de emergencias esté siempre a mano, ya sea junto al teléfono fijo, almacenado en el móvil y/o junto al botiquín.

Anuncios