Este registro, en el que no todos los emigrantes se inscriben al no ser obligatorio salvo para querer ejercer el derecho a voto, se ha ido ampliando a medida que avanzaba la crisis económica: en 2010 constaban 1,5 millones de españoles fuera, en 2011 sumaban 1,7 millones, en 2012 ascendieron a 1,8 y, en 2013, eran ya 1,9 millones los expatriados.

A 1 de enero de 2014 se superó por primera vez la barrera de los dos millones de españoles viviendo en otros países, y, con la última actualización del INE, la cifra sigue creciendo: 124.995 españoles más se registraron en el extranjero durante el año pasado.

Más de un tercio de los españoles que figuran en el PERE (33,6%), 733.387 personas, nacieron en España, mientras el 59,7% lo hicieron en el país en el que residen actualmente y un 6,3% en otros Estados. La mayoría de los inscritos (62,7%) están en edad laboral, un 15% tiene menos de 16 años y un 22,3%, más de 65.

Por lugar de residencia, 1,3 millones de españoles viven en América Latina, 730.839 en países europeos, 30.441 en Asia, 19.863 en Oceanía y 18.274 en África. El 54,5% de los menores de 16 años vive en países americanos y el 40,1 por ciento, en europeos. En cuanto a la población activa, el 62% está en América y el 35% en Europa.

Anuncios