La corteza del fruto del limón contiene un 0.3% de aceite esencial, cuyo principal componente es el d-limoneno, citroneal y fenaldreno, además de la vitamina C, algunas del complejo B y minerales como potasio, magnesio, calcio y fósforo, además, cumaninas y flavonoides. En la cáscara del limón se encuentran muchas más vitaminas que en el jugo.

Recientemente se han realizado estudios sobre el uso y los beneficios que hay en la cáscara de limón y se ha comprobado que es buena para muchísimas cepas de virus que atacan el sistema respiratorio.

Para elegir correctamente esta fruta es necesario observar que sea de color verde intenso y que tenga una cáscara firme, brillante y de textura fina. Cuando la cáscara es demasiado gruesa quiere decir que el fruto tiene menos pulpa. Para aprovechar todo el limón y sus propiedades: lávalo muy bien y guárdalo en el congelador para posteriormente rallarlo o licuarlo.

Anuncios