¿porque España no participo de la primera y segunda guerra?En la primera guerra mundial

España siempre fue un país con conflictos internos severos, ya sean económicos, políticos y sociales. Era (y creo que lo sigue siendo)uno de los países europeos mas atrasados en tecnología y desarrollo. Cuando se inició el conflicto europeo el 28 de julio de 1914 España venia de una gran derrota por parte de los estadounidenses en el año 1898 en el cual perdieron casi toda su armada conocido este comflicto como la guerra hispano- estadounidense o como la conocen los españoles “el desastre del 98”.

Sumando a eso con un ejército que se encontraba anticuado, casi sin armada naval, y con el problema de Marruecos que desembocaron en crisis y huelgas como la Semana Trágica en 1909.
España era un Estado de segundo rango, que carecía de la potencia económica y militar suficiente como para presentarse como un aliado deseable a cualquiera de las grandes potencias europeas en conflicto. Por eso ninguno de los países beligerantes protestó por la neutralidad española. “No dejaba de ser una declaración de impotencia… puesto que se basaba en lo que todo el mundo admitía con mayor o menor sonrojo: que España carecía de los medios militares necesarios para afrontar una guerra moderna”, afirma Javier Moreno Luzón.
El estallido de conflictos sociales, debido a la cada vez mayor conciencia de clase de los obreros, y el desarrollo y crecimiento de sindicatos y partidos de izquierda, sobre todo republicanos, ajenos al “turno” característico de esta época política del país, cobraba mayor importancia debido a episodios como la Semana Trágica de Barcelona de 1909 o el asalto de miembros del ejército a periódicos catalanes en 1905. Si España intervenía en la guerra y el desarrollo de la guerra no era favorable, se podría producir una revolución como la Revolución Bolchevique que afectó a Rusia.

guerra
La armada apenas era una sombra de lo que había llegado a ser. Sus mejores unidades era los acorazados Alfonso XIII, España, Pelayo y, en construcción, el Jaime I. La armada contaba asimismo con los cruceros Carlos V, Río de la Plata, Extremadura, Princesa de Asturias, Cataluña, Reina Regente y, en construcción, el Victoria Eugenia, además de siete destructores: cuatro de Furor y tres de nueva factura de clase Bustamante, a los que se unían los cuatro cañoneros de clase Recalde y de la clase Álvaro de Bazán, además de otros más antiguos como el Mac-Mahón, el Infanta Isabel o el Temerario. Por último, se inició la construcción masiva de torpederos de la clase T-1, de los que ya se habían enlistado seis, junto con los más viejos torpederos Orión, Habana y Halcón. En definitiva, la armada estaba formada por los buques que no fueron hundidos en Cuba y Filipinas bien porque sobrevivieron al los combates navales o bien debido a que formaban parte de la flota del Almirante Cámara, que finalmente no intervino en el conflicto y por eso se libraron de su casi segura pérdida
razones En la segunda guerra mundial

El 1 de abril de 1939 acabó la Guerra Civil Española y Francisco Franco se convirtió en Jefe del Estado del nuevo régimen en España. Apenas medio año después, Adolf Hitler comenzo la ofensiva sobre Polonia que producirá el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Frente a eso, Franco, que gobierna una nación en ruinas y con aún enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y guerrilleros, tiene tres opciones:
*Situarse como enemigo de Alemania o Italia, cosa que no quiso hacer, puesto que tiene gran afinidad política e ideológica con los gobiernos de esos países, que además colaboraron de forma importante en su victoria en la Guerra Civil.
*Situarse como enemigo de las potencias occidentales aliadas, al estar rodeado de Francia y sus colonias y tener Gran Bretaña una poderosa flota que podría imponer un bloqueo
*imponer la neutralidad
Coincidiendo con la misma posición que mantuvo España en la Primera Guerra Mundial. Pero las diferencias entre ambos casos eran claras. Mientras que en la Primera Guerra Mundial España se había mantenido neutral en la guerra debido al aislacionismo que había sufrido tras el desastre del 98, y por lo tanto, había desfasado su ejército, ahora se mostraba neutral debido a las consecuencias de la Guerra Civil, que había devastado los nudos de comunicaciones, industrias y ciudades. A pesar de que tenía un ejército con gran cantidad de experiencia acumulada en la Guerra Civil y material moderno de origen italiano, alemán y ruso. La única similitud que había entre ambos casos era la gran agitación interna.
Historial

Aun así, otros creen que si Hitler (o tal vez Mussolini) hubiera ejercido una firme presión sobre Franco, es de prever que tarde o temprano se habría conseguido la entrada de España en la guerra del lado del Eje. Pero Hitler cambió sus planes, tal vez agobiado por asuntos más urgentes (preparar la Operación León Marino o la Operación Barbarroja), o estimando que la entrada de España en la guerra no sería decisiva ni de importancia ineludible.
espana

La política de los tres frentes es la posición estándar que tomó el gobierno español durante la Segunda Guerra Mundial. Esta posición era pro-nazi en la guerra que sostenía Alemania con la URSS, estrictamente neutral en la guerra entre Alemania y las potencias occidentales; y proaliada en la guerra que sostenía Estados Unidos contra Japón

Franco difundió una peculiar e interesada teoría y se la transmitió al embajador norteamericano. Según esta tesis, se estaban desarrollando tres guerras simultáneas: la del Eje contra la URSS, en la que España era favorable al Eje; la del Eje contra los Aliados, en la que era neutral, y la del Pacífico, donde aseguró que era necesario derrotar a los japoneses porque estos eran -entre otros calificativos- unos bárbaros. Si Franco quiso entrar en la II Guerra Mundial o no, es algo que hoy en día aún discuten los historiadores. Lo que está claro es que quería sacar el máximo partido con la mínima implicación en el conflicto. Nunca se implicó decisivamente en el Eje, entre otros motivos, debido a las presiones de los Aliados, y a impedir la muerte de españoles en la guerra. Las ayudas que les dio a los nazis, deben ser entendidas como contraprestaciones a las ayudas que la Alemania Nazi dio a los sublevados durante la guerra civil. Curiosamente, las ayudas que realizó a los aliados al final del conflicto también deben ser entendidas como contraprestaciones a las ayudas que previamente les dio a los nazis. Al único al que no le devolvió su apoyo en tiempos de la guerra civil, en forma de soldados o suministros, fue a Mussolini, que murió sin que Franco le pagara la deuda que había contraído.

¿porque España no participo de la primera y segunda guerra?

Tras la victoria aliada, Franco, se encontró con que las principales potencias ganadoras del conflicto consideraron a su gobierno como un simple apéndice de los gobiernos fascistas y nazis derrocados en el conflicto. La situación se acentuó aún más tras la creación de la ONU y la recomendación formal de retirar los embajadores por parte de los miembros pertenecientes a esta organización en 1946. Se produce, el fenómeno conocido como aislacionismo, que no hace más que incrementar en España el impacto de la posguerra, de la que el país no se recuperó hasta bien entrados los años 50, cuando las potencias occidentales necesiten las bases españolas en plena Guerra Fría y el régimen franquista se convierta en un “mal menor” desde el punto de vista de Estados Unidos y sus aliados

Anuncios