Las vacaciones son ese momento del año que todos esperamos para relajarnos, disfrutar, viajar y conocer lugares del mundo increíbles. El problema es que no siempre estas vacaciones salen como queremos: mal tiempo, resfriados, robos o incluso timos y estafas pueden hacernos pasar un mal momento.

Aunque factores como el mal tiempo no los podemos evitar, los timos y las estafas si que podemos prevenirlas sabiendo como actúan los estafadores. Yo soy una persona viajera por naturaleza y he tenido la suerte de visitar muchos lugares del mundo y en alguno de ellos me he encontrado con gente que ha intentado estafarme o timarme. Es bastante habitual en todo el mundo.

En este artículo he hecho un recopilatorio de 12 timos habituales que sufren los turistas y de como evitarlos o prevenirlos. Algunos los he sufrido yo mismo y otros me los han contado amigos viajeros. Si eres cauto y conoces el modo de actuación de estos estafadores, reducirás al mínimo las posibilidades de ser estafado. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo…

1. El taxista caro
estafas Por desgracia este es uno de los timos más habituales en todo el mundo. Te montas en un taxi, le indicas la dirección y el taxista, en lugar de llevarte directamente a tu destino decide recorrer toda la ciudad haciendo de este modo que aumente la cantidad de dinero que tendrás que pagarle al finalizar el trayecto. ¿Te ha pasado alguna vez?

Existe una manera muy efectiva de evitar este timo que yo siempre uso. En primer lugar, antes de viajar investigo por internet la distancia y los precios medios de los trayectos que con seguridad se que voy a tener que realizar en taxi una vez llegue a mi destino. (Por ejemplo del aeropuerto al hotel o del hotel al centro de la ciudad). Sabiendo esos precios siempre intento pactar con el taxista un precio por adelantado. Le pregunto cuánto me puede costar el trayecto antes de subirme al taxi y lo comparo con los datos que yo había encontrado en internet. Si se corresponde el precio, me subo al taxi sin problemas.

Cuando se trata de recorrido por la ciudad que no tenía previstos lo que hago es preguntar a dos o tres taxistas antes de subirme cuál es el precio aproximado para que me lleve a mi destino. Si existe alguna diferencia entre las respuestas de los taxistas siempre cojo el que me haya propuesto un precio más bajo. Preguntando no sólo evitarás que luego se salga del presupuesto que te había prometido sino que también le mostrará al taxista que eres una persona cauta y que no va a ser fácil engañarte…

2. La pulsera de la suerte / amistad

viajes Este es sin duda uno de los timos o estafas que más odio a pesar de que no suelen tratarse de grandes cantidades de dinero, resulta muy pesado.

Vas caminando por la ciudad y una persona, normalmente una mujer, te coge del brazo y comienza a atarte una pulsera de tela o lana. Si no sabes lo que está pasando te quedas mirando como un tonto hasta que termina de atarte la pulsera. En ese momento ya no hay vuelta atrás. Esta persona, que te ha atado la pulsera sin tu consentimiento, te pedirá una cantidad de dinero muy elevada. Si te niegas a pagarlo te intimidará con otros compañeros que aparecen de la nada para que lo pagues, irá regateando hasta proponerte una cantidad que tu aceptes y en ese momento saldrá ganando.

El coste de estas pulseras es muy bajo, pero resulta habitual que te pidan entre 5 y 30 euros por ellas. Para evitarlo lo mejor es quitar el brazo en el mismo momento en el que te lo agarran, decir contundentemente que no quieres nada y seguir caminando. A la mínima que el estafador detecta debilidad o vergüenza en la persona, continuará insistiendo hasta atar la pulsera y recibir su “pago”.

3. Los trileros

extranjero Esta estafa es mas vieja que las ganas de estafar. El “trile”, también conocido por “dónde está la bolita” es un juego-estafa muy habitual en algunas de las calles más concurridas de las ciudades turísticas pese a estar prohibido en muchas de ellas.

Te encuentras con un grupo de personas alrededor de una mesa en la que un trilero menea tres vasos y una bolita a la vez que incentiva las apuestas: “Si encuentras dónde está la bolita te llevas el doble de lo que apuestes”. Verás que parece bastante fácil seguir la posición de la bolita y que la gente que está ya jugando esta ganando. Pero atención: ¡Es una trampa!

Las personas que están jugando y ganando son cómplices del trilero que lo que buscan es dar la sensación de accesibilidad. Además el trilero estará jugando con los vasos a una velocidad lenta y cuando tú decidas apostar será cuando el juegue como de verdad sabe, a toda velocidad y haciendo imposible encontrar la bola. En muchas ocasiones puede incluso que esconda la bola y juegue sin ella para que no tengas ninguna posibilidad de ganar.

La forma de no ser estafado con este juego es alejarse de él y ni siquiera probarlo por fácil que te parezca.

4. Copiado de datos de tarjetas de crédito

comunes Este es uno de los timos que más teme el turista a la hora de viajar y a su vez uno de los más fáciles de ser evitado.

En ocasiones cuando vas a pagar con tarjeta en un local, el cajero o cajera copia rápidamente los datos de tu tarjeta que luego podrá utilizar para realizar compras por internet. Normalmente estas estafas se realizan a turistas ya que se aprovecha para realizar las compras mientras el estafado está de viaje y que de este modo no se de cuenta del saldo de su tarjeta y no lo pueda reclamar.

La forma de copiar estos datos se ha simplificado mucho gracias a los smartphones ya que con un simple video del frontal y la trasera de la tarjeta se obtendrán todos los datos necesarios para realizar las compras online.

La forma más eficaz de evitar este timo es no pagando con tarjeta en aquellos lugares que consideremos sospechosos o que no nos den buenas vibraciones. Además debemos tener en todo momento al alcance de nuestros ojos la tarjeta y no permitir que el cajero/a le enfoque con un teléfono móvil a pesar de que pueda parecer que lo está utilizando para llamar o hablar por whatsapp.

Por último, si has vuelto de tus vacaciones y te has encontrado con este problema habla con tu banco, cambiarán los datos de tu tarjeta y en muchas ocasiones te reembolsaran el dinero que te hayan estafado.

5. El policía falso

12 Timos habituales que debes conocer antes de viajar El timo del policía falso puede suponer un gran susto durante nuestras vacaciones. Hay lugares del mundo en el que es una práctica bastante habitual y por lo tanto deberás extremar las precauciones. Las posibilidades de encontrarte con este timo son inversamente proporcionales al nivel de desarrollo de tu destino. Es decir, en destinos más desarrollados será más difícil encontrarse con esta estafa.

Un policía se te acerca y te comenta que has realizado una infracción. En ocasiones las infracciones son muy estúpidas e incluso inverosímiles pero de todos modos te pedirá dinero para pagar la multa en ese mismo momento alegando que si la pagas más tarde el importe será mucho mayor. Muchos turistas acceden a pagarla por el miedo a importes mayores y lo hacen sin realizar demasiadas preguntas.

Para evitar este timo es importante pedirle al policía su documentación oficial. En la mayoría de los casos será fácil discernir si es un policía real o falso pero en cualquier caso nunca accedas a pagar en el momento, es preferible que te envíen la notificación de cobro a tu domicilio. En este caso podrás comprobar si se trataba de un policía real y no serás timado.

6. El ticket falso

estafas Estás de vacaciones en una ciudad y decides asistir a un evento cultural o deportivo para completar una jornada turística ideal. Te acercas al lugar del evento y cuando te aproximas a la taquilla un joven muy amable te dice que su novia se ha puesto enferma, no ha podido venir y que te vende las entradas a mitad de precio (la excusa puede ser otra parecida).

Ante la oferta de un 50% de descuento y por empatía a ese pobre joven que se va a perder el evento, accedes a comprarle las entradas. Te sientes feliz, estás contento, crees que es tu día de suerte y has hecho un gran “negocio”. El problema es que cuando quieres acceder, la persona encargada del control de entrada te dice que esos tickets son falsos y no te deja entrar. Por supuesto de nada servirá que le digas que te los ha vendido un joven y que has sido estafado. La reventa está prohibida y ha sido tu culpa caer en este timo.

La mejor manera de evitar esta estafa es comprando siempre las entradas en taquilla o por internet en las páginas oficiales si quieres conseguir algún descuento. Sospecha siempre de esos “golpes de suerte” que hacen que te ahorres mucho dinero.

7. La recomendación del taxista

viajes La recomendación del taxista no es un timo como tal sino más bien es una especie de engaño. Los turistas poco precavidos suelen llegar a los destinos de sus viajes sin haber preparado una lista de lugares donde comer, cenar o incluso dormir. Esto está muy bien si te gusta la aventura, pero debes tener cuidado a la hora de preguntar por recomendaciones.

Algunos de estos turistas cometen el error de preguntar al taxista donde pueden hacer estas tres cosas y en otras ocasiones es el taxista el que sin preguntar les recomienda encarecidamente sitios que él conoce. Dependiendo de la profesionalidad del taxista este podrá recomendar lugares que realmente son buenos o lugares en los que recibe una comisión por cliente que lleva y que no son tan buenos o incluso son malos.

Aunque no todos los taxistas hacen esto (ni siquiera la mayoría), es recomendable no jugársela e ir preparado a nuestro destino. Otra opción si somos más aventureros es preguntar a gente que te encuentres en la calle o a un camarero mientras te tomas un café. En definitiva, gente que no tendría por que estar conectada a través de comisiones con otros locales.

8. La cámara rota

extranjero El timo de la cámara rota me ha ocurrido en una ocasión. Iba caminando cerca de la catedral de Notre Dame en París y una pareja joven me pidió que les tomara una foto con una cámara Reflex. En ningún momento sospeché que pudiera tratarse de un timo, parecían buena gente e iban bien vestidos. (Ya se sabe que las apariencias engañan)

El hombre me hizo unas breves indicaciones sobre el funcionamiento de la cámara y se alejaron para que les tomara la foto con la catedral de fondo. La cámara parecía funcionar, al menos el visor LED se encendía, pero cuando fui a echar la foto, al apretar el botón no pasaba nada. Después de varios intentos avisé al hombre de que no funcionaba y él se acercó para ver que estaba pasando. Enseguida comenzó a echarme las culpas, casi sin haber revisado que le pasaba a la cámara lo que levantó rápidamente mi sospecha. Me dijo en un inglés bastante malo que yo había roto la cámara y que le tenía que pagar algo.

Me resulto una situación muy poco natural y enseguida me di cuenta de que se trataba de un timo. Le dije al hombre, “espera un momento que ahora vengo”, me di la vuelta y me fui andando tranquilamente en otra dirección. Ni siquiera intentó seguirme, se dio cuenta de que había entendido que era una estafa demasiado rápido. Dado que es difícil detectar con antelación si quien te va a pedir que le eches una foto te va a intentar timar o no, lo mejor es que si se da el caso, le eches la misma cara que le echa el estafador a la hora de pedir dinero y te vayas tranquilamente sin dar pie a la discusión.

9. El iPhone perdido

comunes Imagínate que vas caminando por un lugar bastante turístico y se te acerca una persona que te pregunta “¿Se te ha caído este iPhone?”. Compruebas tu teléfono (en el caso de que sea un iPhone) y le respondes que no. Entonces esta misma persona te dice que se lo ha encontrado, que parece estar en muy buen estado y que si tu lo quieres te lo vende a un muy buen precio ya que él no lo necesita.

Parece una oferta interesante, como no te dejas timar fácilmente revisas que se trate de un iPhone original, que funcione todo correctamente y de que no haya ningún problema visible. Parece un buen trato, te vas a hacer con un iPhone por a penas 60€.

Una vez le has pagado los 60€ esta persona introduce el iPhone en una bolsa que casualmente tenía en el bolsillo y te da la bolsa. Te dice que tengas cuidado de no sacarlo hasta que te hayas alejado de la zona no fuera a ser que te viera su dueño original. Te vas caminando de la zona muy feliz con teléfono nuevo, pero cuando llegas al hotel y abres la bolsa te das cuenta de que sólo hay una maqueta de iPhone (una versión de plástico de prueba). ¿Cómo lo ha hecho? Sin darte cuenta, mientras metía el móvil en la bolsa, hizo un rápido cambiazo, se quedó con el móvil que tu habías probado y que funcionaba correctamente y te metió esta maqueta que no sirve ni de posapapeles. Acabas de ser estafado. Nunca compres nada en estas condiciones, se dan muchos casos no sólo de iPhones sino también de joyería y otros pequeños útiles electrónicos.

10. El vendedor de rosas

12 Timos habituales que debes conocer antes de viajar El vendedor de rosas no es un timo como tal pero es una forma de engaño muy molesta y por desgracia bastante extendida por todo el mundo. La situación es la siguiente:

Vas caminando en pareja por la calle y un hombre con un ramo de rosas le da una a la mujer una rosa sin que ella lo pidiera. En un primer momento puedes cogerla sin entender que está pasando, pero si la coges entonces comenzará a pedirle al hombre que la pague. En ese momento a la mujer le será prácticamente imposible devolver la rosa y el hombre por no quedar mal y por no discutir accederá a pagarla a regañadientes.

¿Te suena esta situación? Lo mejor para evitarla es alejarse de estas personas que venden rosas por la calle (a no ser que de verdad quieras comprar una) y en ningún momento acceder a coger la rosa, sino ya tendrá excusa para pedirte dinero.

11. El viajero sin espacio en la maleta

estafas Cuidado con esta estafa porque es una de las más peligrosas que puede sufrir un viajero por sus posibles consecuencias.

Imagínate que estás en el aeropuerto de un país extranjero y mientras estás esperando en la fila de facturación se te acerca una pareja muy amable (puede que de tu mismo país) y te pregunta si les podrías hacer un favor. Te cuentan que han venido de vacaciones y que han comprado muchas cosas con tan mala suerte de que la maleta ahora pesa demasiado y no les dejan facturarla. A ti te parece que son una pareja de fiar y es por eso que cuando te piden amablemente si les puedes llevar en tu maleta uno de los souvenirs que han comprado aceptas sin pensártelo dos veces.

Metes el souvenir en tu maleta, bien protegido para que no se rompa y emprendes el vuelo de vuelta a casa. Cuando bajas del avión y vas a recoger tu maleta unos policías se te acercan y te detienen. ¿Por qué te detienen? Esa pareja tan amable te había intentado usar de “mula” para enviar drogas a tu país sin ellos correr ningún peligro. El souvenir que habían guardado en tu maleta estaba lleno de ellas, pero por supuesto el delito es tuyo por haberlas transportado.

En ningún caso y bajo ninguna circunstancia debes dejar que nadie meta nada en tu maleta. Incluso un buen amigo puede cometer un error y tu cargar con las culpas.

12. El guía impertinente

viajes En algunos de los lugares más turísticos abundan los guías “camuflados e impertinentes”. Mientras estás observando un edificio, monumento o cualquier otro punto de interés turístico, se te acercan y comienzan a hablarte sobre él sin que tu se lo pidas.

En un principio, como no se presentan como guías turísticos puedes pensar erróneamente que se trata de una persona que es de allí y simplemente te da una breve explicación sin ánimo de lucro. Tú atiendes interesado (o no) a las explicaciones y te sorprendes de la amabilidad que está mostrando esta persona al explicarte todo eso sin pedir nada a cambio.

El problema sucede cuando termina de explicar, tu le das las gracias y él te pide dinero. Si te ha gustado la explicación y te ha parecido interesante quizás accedas a darle un pequeño pago por el servicio prestado, pero si la explicación te ha molestado o no ha resultado de tu interés no querrás hacerlo y él se pondrá muy pesado a recriminarte que lo hagas.

Normalmente no se tratan de guías certificados y están igualmente mal vistos por los propios guías oficiales de la zona, así que si no estáis contentos con la explicación o no os interesa, no dudéis en dejarlos plantados y a explicarle amablemente que no estáis interesados en sus servicios.

extranjero

Comparte este post con tus conocidos que se vayan de viaje próximamente

Anuncios