CARTA A QUIÉN LES PUEDAS INTERESAR. …

Porque 15 años no es nada…

Le escribo esto para que conozcan la situación por la que estoy pasando y las de mis compañeros, Los trabajadores de la antigua Emdespal (Hoy trabajadores del Ayuntamiento por sentencia judiciales ), que fuimos despedidos queremos denunciar públicamente la absoluta indignación, desesperación y la dramática situación que padecemos ante el abandono y el trato discriminatorio que sufrimos por parte de la corporación municipal con quien nos reunimos el pasado viernes 28 de noviembre para pedirle explicaciones ante el “silencio” sobre nuestra situación actual

Durante 15 años pertenecí a Emdespal estuve siempre orgulloso de pertenecer a esta empresa

y de compartir mi experiencia laboral con buenos trabajadores. Fuimos la mayor herramienta al servicio de l@s vecin©s de Palomares y después de tanto tiempo, cuando empezaron a llegar los retrasos en los pagos, comprendí que en parte también nos afectaría todo este revuelto económico que está provocando la crisis, pero nunca imaginé que los responsables de Emdespal, todas las corporaciones municipales y sus alcaldes a la cabeza que nos tratarían así.

Tras todos estos años de servicio y una vida trazada a partir de la “seguridad laboral” que tenía, aún siendo indefinido, después de tantos años, llegué a acumular nóminas sin cobrar, para después dejarme en la calle sin más, ni un compromiso, ni tan siquiera un hasta luego, más bien un ahí te quedas.

Así lo han debieron pensar los responsables del Ayuntamiento de Palomares del Rio haces 2 años y 6 meses , yo y mis compañeros cerrarmos los despachos por última vez y nos fuimos sin hacer más ruido que el que producen las lágrimas. Uno, dos , tres, ocho , otros diez algunos como yo cerca de quince años de servicio ininterrumpido a los vecin©s de Palomares sin mirar nunca el reloj. Pero no fue suficiente para merecer siquiera una despedida digna. Porque, quince años no es nada… Yo y mis compañeros nos fuimos sin reconocimiento de los años trabajados, sin cobrar nuestras nóminas, sin perspectiva ninguna de cobrarlas, sin indemnización, sin siquiera, una explicación de nadie. Como quien abandona un perro. Esos son los tipos de personas que tuvimos y que tenemos por gobernantes
Ahora, el desempleo, algunos como yo la ayuda familiar y el olvido de la humillación. Triste alivio. Aún tendremos que soportar más la presión de la impunidad, de la impotencia y de la incertidumbre por el futuro. Con la única certeza que tendremos el mismo trato, pero con más tiempo para acumular rabia.

Un sin fin de promesas y embustes por parte de la corporación municipal y otro tanto de decepciones y problemas acarreados por la situación. Ya puede usted imaginarse el agujero económico que deja esta situación en mi familia y las de compañeros con hijos.
Desde la corporación municipal se nos dijo que lo primero éramos los trabajadores, que se nos pagarían la deuda antes de Navidad. Tras toda esta desfachatez solo me queda intentar capear el temporal y esperar a que la situación en general mejore para poder encontrar un trabajo con el que sacar mi familia adelante. Lo tengo difícil ¿verdad?.
No espero que ustedes hagan un milagro ni que me de un puesto de trabajo (cosa que agradecería enormemente) pero si me gustaría que de alguna forma intercediera por los trabajadores para que podamos volver a trabajar con ilusión, o al menos cobrar lo que es nuestro y dedicarnos exclusivamente a mirar hacia adelante.

Y mientras todos mienten, cobran sus sueldos y siguen con sus vidas, a los trabajadores se nos ha detenido. Sin dinero para sobrevivir dignamente porque se nos ha agotado todo recurso. Sin esperanzas porque estamos exhaustos y anímicamente deshechos. Sin vida y sobre el filo cada vez más estrecho que parte el alma de las personas.

No la de los políticos, que carecen de ella. Dos años y seis meses gritando nuestra desesperación, dos años y seis meses de silencio por parte de todos los alcaldes. Sólo algunos gritos destemplados y arrogantes de la corporación municipal , que además de mentirnos a la cara, nos acusa, y nos recrimina nuestros esfuerzos ya quebrados por exigir justicia y dignidad.
¿Como no prometió. No pagará nuestras nóminas? ¿nos pagarán indemnización alguna por 15 años de trabajo?. Cada día que pasa estamos más asfixiados económicamente y más deshechos anímicamente.

Después de dos años y seis meses sin cobrar, yo y mis compañeros hemos dejado de pagar hipotecas, créditos, pensiones, y muchos sobreviven de la ayuda familiar. ¿Es el pago que nos merecemos después de tantos años de servicio? Sólo pedimos nuestro dinero. Que se nos deje ir con lo que nos deben para continuar con nuestras vidas. ¿Es demasiado pedir en un país que creíamos civilizado?

Por favor,..!! PAGUENME YA .!!
Antonio Navarro Castro
5/Enero/2015 (El correo electronico llego el 7/01/2015 a las 9.51h aunque este fechado 5/01)

 

Anuncios