Los ministerios de fomento y de economía estudian qué mejoras se pueden introducir en la ley de arrendamientos urbanos (lau) para agilizar el desahucio de los inquilinos morosos. la reforma de la lau aprobada el año pasado ya introdujo cambios en este sentido. así, se estableció que en caso de morosidad, incluso con un solo mes de impago de la renta, (el inquilino tiene 10 días de plazo para pagar desde que recibe el requerimiento de abono), se rescinde el contrato y se inicia el procedimiento de desahucio con ello, el desalojo podrá efectuarse a los 10 días, reduciendo los trámites y notificaciones. por su parte, el inquilino puede “enervar” la acción y evitar el juicio y el consiguiente desahucio si paga las rentas que debe. esto es lo que establece la norma, pero ¿qué ocurre en la realidad?

Las fuentes del sector consultadas por el diario cinco días subrayan que quienes no tienen ninguna intención de pagar suelen acudir a todos los mecanismos que contempla la ley actual para prolongar su estancia en la vivienda y uno de los más utilizados es el arbitraje

Además, se quejan de que la casuística suele ser muy diversa y una vez que se recurre a los tribunales de justicia, “todo depende de la provincia a la que pertenezca el caso y dentro de ella, el juzgado al que se le asigne al caso”, subraya antonio carroza, consejero delegado de alquiler seguro

Fuentes del ejecutivo ha señalado a cinco días que dicho proyecto está todavía en una fase muy inicial y que las mejoras vendrán por el establecimiento de plazos más cortos y estrictos para poder desalojar a los inquilinos morosos y de medidas que hagan que esos tiempos puedan cumplirse. de la misma manera, descartaron introducir más incentivos fiscales al alquiler

Anuncios