La mayoría absoluta del PP en el Senado impide pedir la anulación de la condena a Blas Infante

La Comisión de Justicia del Senado ha rechazado este martes solicitar al Gobierno que anule la condena a Blas Infante, considerado padre de la patria andaluza, así como la multa impuesta a sus herederos por las responsabilidades políticas, en virtud de la mayoría absoluta del PP, que considera que la petición es “extemporánea” y que quedó resuelta con la Ley de Memoria Histórica.

Se trata de una moción de IU, defendida en la Cámara alta por el senador José Manuel Mariscal que sí contó con el apoyo del resto de los partidos políticos pero no con la de los ‘populares’. Su portavoz Francisco Cuevas ha manifestado su “pleno respeto” a Blas Infante y ha defendido que su negativa no va “contra ninguna figura política” sino “en contra de votar lo obvio y lo que ya establecido”.

“Es una moción innecesaria, redundante y extemporánea”, ha insistido el senador del PP, que ha argumentado que “ya han pasado 70 años” desde la condena y que el asunto está “resuelto por la Ley de la Memoria Histórica”, aprobada en el año 2007 con el voto en contra del PP. “Esa sentencia ya está anulada de pleno derecho, como si nunca hubiera existido”, ha insistido Cuevas al recordar la ilegitimidad que la norma atribuye a los tribunales de guerra y a las sentencias que éstos dictaron.

IU ENSALZA SU “COMPROMISO”

Mariscal había defendido previamente el “compromiso” y la “inteligencia” de Blas de Infante como valores “fundamentales” para entender la trayectoria de la autonomía andaluza así como sus “denuncias de la corrupción en las estructuras políticas del Estado o su defensa del federalismo y de una autonomía con identidad propia e inserta en el Estado español”.

El senador del Grupo Mixto también había expuesto cómo cuatro años después de haber sido apresado y fusilado en Sevilla, su familia recibió su condena a muerte y una multa de 2.000 pesetas y había expuesto como ejemplo que Alemania retiró de su historia judicial los juicios de la época nazi o como precedente, la anulación de la condena de Lluís Companys.

Mariscal también se mostró dispuesto a negociar con el PP un texto que “encaje” en lo que en términos legales o simbólicos, este pudiera proponer para que su propuesta llegara buen término porque, de lo contrario, se le estaría haciendo un “nulo favor” a la democracia y a las “heridas que aún siguen abiertas”, sin embargo, el PP se mantuvo firme en su negativa a la iniciativa.

APOYO DEL PSOE, CIU Y PNV

Sí apoyaron la reclamación CiU y el PNV cuyo portavoz, Jokin Bildarratz, aprovechó su intervención para criticar que el PP “nunca desarrolle una actitud en contra de lo vivido durante la Guerra Civil y la Dictadura” o que se califique el asunto de “agua pasada” al tiempo que se argumenta que la Ley de la Memoria Histórica ya cumple con la petición de la moción. “Si está de acuerdo con la misma, aun siendo cumplida y desarrollada en base a la Ley de Memoria Histórica, no hubiese costado mucho que hubiera acuerdo”, ha defendido.

También el PSOE se sumó a la petición de IU y su portavoz, Arcadio Díaz Tejera, ha incidido en que, además de que parece un “asunto tabú” porque se aborda con una actitud “más relativa a las vísceras que al cerebro”, la Ley de la Memoria Histórica “que está en vigor y que el PP ni apoyó ni ha derogado o reformado”, hay que cumplirla.

Así, ha defendido que el juicio debería ser anulado de forma absoluta de modo que “quedase expulsado del ordenamiento jurídico” como si nunca hubiera existido y en términos generales ha subrayado que se trata de una petición “ideológica” en defensa del deber moral y “para no continuar olvidando a los débiles ni silenciando a los vencidos” y, en términos de “concordia”, para que todos, unos y otros, tengan digna sepultura”.

eldiario.es

Anuncios