El emprendimiento es un motor de desarrollo capaz de alterar paradigmas y procurar escenarios que nunca imaginaríamos. Ideas que

Pablo Viguera, Miguel García-Santesmases y Alejandro Coca, Fundadores de Goopify

siempre nos vienen a la mente pero que no encontramos la forma de hacerlas realidad. Esto forma parte del espíritu emprendedor: convertir simples ideas en realidades. Una nueva forma de conocer gente es lo que plantearon los fundadores de Groopify. Pablo Viguera, Miguel García-Santesmases y Alejandro Coca son los idearios de esta start-up que concedieron una entrevista a El Referente.

Amigos de toda la vida que se lanzaron al mundo de las start-ups con solo 28 para acabar con el aburrimiento de los grupos de amigos. Su objetivo era que en una quedada de colegas hubiese varios  grupos diferentes de amigos y que entre ellos se conozcan. Esto es la esencia de Groopify, ampliar el círculo de amigos y conocer gente nueva.

“Queremos acabar con el aburrimiento y hacer más fácil la manera de encontrar amigos”

Un empresario, un físico y un ingeniero informático crearon esta plataforma de Internet para conocer gente. Vieron una necesidad en el mercado: la dificultad que podía suponer encontrar amigos nuevos y gente que compartiese intereses y gustos para pasar un buen rato. “Buscamos si había solución, y fue así como se encendió la primera bombilla. Constituimos la sociedad de Groopify, el desarrollo de la plataforma y todo tipo de labores de desarrollo de negocio”.

Groopify se define como un club social offline, “juntamos de un lado a tres chicas y del otro a tres chicos, y les invitamos a una ronda en un bar singular para que se conozcan”. Desde la web se reserva una fecha para la quedada y puede invitar a dos amigos y la web en función a la fecha y a las preferencias e intereses que indique el usuario encuentra un grupo de amigos con el que puedan quedar.

GroopifyAdemás, Groopify hace una alianza con las redes sociales para aseguran que las personas de los grupos que van a quedar son reales. Gracias a Facebook se validan las personas y dan información sobre los perfiles de la gente que va a la quedada: gustos, intereses, ambientes… y por último para validar la existencia de estas personas está el pago por la quedada. “Es una forma de asegurarnos de que el grupo valora lo que va a hacer, y de que ambos grupos asisten”.

La plataforma de quedadas de Groopify está funcionando muy bien en cuanto a las quedadas, “tenemos la suerte de que no se han producido muchas cancelaciones. Cuando se da ese caso, como ha habido un prepago, con el dinero del grupo que no ha acudido se paga al otro”. Eso sí, para el grupo que no acude, habrá consecuencias en forma de puntos negativos. Y acudir a las quedadas se recompensará en forma de puntos positivos que se podrán canjear con diferentes premios como rondas de chupitos, la camiseta Groopify, o el acceso a un groopidinner o un groopyvip.

Groopify trata de hacer un descubrimiento social en todos los sentidos, tanto de gente como de locales, lo consideran como una manera diferente de vivir y conocer tu ciudad

Esta start-up tiene su sede en Madrid y por muchas razones de peso. En España este concepto tiene más viabilidad que en el resto de países por lo sociable que son los españoles, el gusto por hacer planes y conocer gente (“sobre todo si hay cañas de por medio”). Además, en España actualmente existe un climagroopify muy favorable para el emprendimiento. Para Groopify, la situación de crisis ha sido muy positiva ya que la oportunidad de subvencionarse y crear ideas innovadoras ha sido vital para la creación de esta start-up. “En los próximos 2 o 3 años creemos que en España puede y debe cambiar mucho y queremos ser partícipes de ese cambio y transformación”. En España, se están moviendo cosas desde el punto de vista gubernamental con ayuda fiscales, haciendo cada vez más fácil la creación de Pymes.

De momento, Groopify se financia por sus propios usuarios y sus quedadas. Cada usuario paga 10 euros por quedada y por grupos Groopify percibe 60 euros. Pero la start-up sigue queriendo crecer y se plantea poder hacer cenas y viajes en grupos de desconocidos e incluso expandirse por el resto de España ya que actualmente está centrado en Madrid, Barcelona y Valencia. “En nuestros planes de crecimiento a medio plazo tenemos pensado aumentar nuestra presencia geográfica”.

Además, gracias a la ayuda de Plug and Play Spain, la start-up ha multiplicado su crecimiento con una gran inyección de capital que les ayuda a seguir creciendo y dedicar sus esfuerzos a captación de usuarios.

“Somos una aplicación, un club social del mundo real”

Groopify solamente lleva 4 meses en funcionamiento y a día de hoy ya cuenta con más de 5.000 usuarios registrados y en torno a las 150 quedadas Groopigy_3realizadas. “Los planes a corto plazo son extender ese buen rollo que estamos generando a más ciudades españolas, antes de verano queremos llegar a por lo menos dos ciudades más”. A finales de año, Groopify espera cerrar el curso con 2.000 quedadas realizadas, “en función de cómo vaya la expansión por España pensamos replicar el modelo a países en los que pensamos que puede funcionar: Portugal, Italia y países latinoamericanos”.

Para estos amigos de toda la vida, el espíritu del emprendedor no puede surgir del incentivo público. Los organismos gubernamentales sirven de ayuda, pero no deben ser la base de la financiación del proyecto. “El emprendedor tiene que querer crear algo suyo, tener una misión, construir algo que solucione un problema para los demás y estar motivado por el aspecto económico, que tenga idea de monetizar su negocio”.

Desde Groopify nos trasladan su buen rollo hasta jobandtalent y se despiden promoviendo las quedadas entre desconocidos para poder ampliar el círculo de amistades y quien sabe lo que puede deparar de cualquier relación social.

Anuncios