si tu empresa es de las que te ofrece un plan completo de retribución flexible estás de enhorabuena porque puedes ahorrarte un importante pellizco al año que no esperabas. con la  ley que entró en vigor en enero de 2014 (que elimina la exención de cotización para muchos productos de retribución flexible) las empresas se han visto muy perjudicadas, al tener que cotizar a la seguridad social cerca del 30%, pero para los trabajadores sigue siendo muy interesante y su cotización es mínima (apenas el 6%)

aunque parezca complicado, en realidad el plan de retribución flexible consiste en algo tan simple como asignar una cantidad de tu salario para intercambiarlo por determinados productos/servicios con ventajas fiscales como  la comida, el transporte o la guardería de los niños este modelo permite a cada trabajador confeccionar un paquete hecho a su medida y reducir su carga impositiva. por poner un ejemplo, para un sueldo de unos 20.000 euros/brutos al año, el cobro de una parte del sueldo “en especie” puede suponer un ahorro cercano a los 1.000 euros anuales.

un sueldo de 20.000 euros anuales puede “ahorrar” unos 940 euros al año acogiéndose a productos de retribución flexible

estas son las claves para comprender en qué consiste la retribución flexible:

1.- ¿qué es y quiénes pueden solicitarlo?

la retribución flexible es un sistema que ofrece la empresa (no todas) como medida para beneficiar a sus empleados al permitirles acogerse a medidas de ahorro en sus gastos habituales, que quedan exentos del irpf, y elegir un paquete hecho a su medida: ganar los mismo y cobrar más

además, con este modelo de salario combinado (una parte en ‘especie’ y otra dineraria), los trabajadores pueden reducir su base imponible y bajar un escalafón en los tramos del irpf, lo que implica pagar menos impuestos a hacienda sin ver reducida la nómina. la única diferencia es que una parte la cobramos en ‘cash’ y la otra se transforma en productos o servicios de primera necesidad que hubieras comprado de todos modos

2.- ¿qué parte de mi salario puedo solicitar “en especie”?

cada trabajador puede solicitar un máximo dependiendo de su salario (el tope máximo que marca la ley es del 30% del salario bruto anual) e intercambiarlo por productos y servicios durante 11 meses (ya que 1 mes de trabajo se destina a vacaciones). es decir, lo normal es que un trabajador que cobre 20.000 euros podrá solicitar un máximo de 6.000 en productos y servicios al año. 11 meses de tarjeta transporte o tickets restaurant,esto es un ahorro directo en los gastos cotidianos

no obstante, conviene dejarse asesorar por el departamento de recursos humanos/financiero de las empresas. cada trabajador decide cuánto quiere “comprar” y en qué conceptos

3.-¿qué productos/servicios entran en este programa de retribución flexible?

a.-  seguros de salud: podemos contratar hasta un límite de seguro de 500 euros al año por cada asegurado (empleado, cónyuge e hijos). cada empresa elige a la aseguradora que más le convenga dependiendo de los servicios que quiera prestar

b.- cheques /tarjeta restaurante: son los tradicionales vales de comida. la cuantía diaria no puede superar los 9 euros diarios. su uso se restringe a los días y horarios laborales

c.- tarjeta de transporte: en este concepto entra la compra de tickets o abonos de aquellos viajes entre el domicilio del empleado y el lugar de trabajo. la cuantía no puede superar los 1.500 euros al año

d.- guardería: queda exento en el irpf el pago de la matrícula del primer ciclo de educación infantil a los hijos del empleado desde los 0 a los 3 años, sin límite de cantidad. es importante decir que no incluye ningún extra como material de la guardería o las comidas

e.- equipos informáticos: sirve para ofrecer al empleado la posibilidad de comprar un equipo (portátil, tableta o smartphone) con ventajas fiscales. la única condición es que tiene que ser un producto que sirva para trabajar

f.- formación: está exenta siempre y cuando venga exigida por el desarrollo de las actividades propias de un puesto de trabajo

4. todo esto se explica mejor con un ejemplo:

un trabajador cobra 20.000 euros brutos anuales y paga el 14% en el irpf, con lo que se le retienen 2.800 euros al año. entonces, decide acogerse a la retribución flexible. lo normal es que contrate seguro médico, transporte y ticket restaurant.

en total decide “comprar” 180 euros al mes en vales para comer (el máximo de 9 diarios por 20 días), se decide a adquirir el seguro médico ( 500 euros al año, lo que supone 41,6 euros al mes) y pasa también su abono transporte, que cuesta al mes 54,60 euros. en total, reduce su salario 276,6 euros mensuales, con lo que al año su salario bruto ya no es de 20.000 euros sino de unos 16.900 euros

con ese salario ya no le corresponde tributar al 14% sino al 11%, con lo que paga menos a hacienda. en concreto sus retenciones ya no serán de 2.800 euros sino de 1.861 euros. al mes esa persona se estará ahorrando 78 euros al mes, lo que suponen casi 940 euros al año. todo un ‘sobresueldo’ que no esperábamos

Anuncios