desde junio de 2013 el certificado energético es obligatorio para todo aquel que quiera vender o alquilar su casa. si bien en las compraventas el notario ejerce una tarea de control y exige el certificado para escriturar la operación, esto no ocurre en los alquileres. muchos caseros descartan realizarlo porque, al tratarse de un contrato privado, ningún organismo competente está vigilando que los pisos que se alquilan dispongan de él. un arma de doble filo porque, si firmado el contrato de arrendamiento el inquilino decide denunciarlo, el propietario podría enfrentarse a multas de hasta 6.000 euros

muchos propietarios que deciden alquilar sus viviendas están obviando que éstas deben contar con su correspondiente certificado energético, pese a que ya ha pasado más de un año desde que este requisito se hizo obligatorio. idealista news ha comprobado que ya sea por desconocimiento o por ahorrarse el coste de este trámite, algunos caseros están alquilando sus viviendas sin solicitarlo

“como se trata de un alquiler he decidido no pedir el certificado energético. el contrato es totalmente legal, pago los impuestos y tasas correspondientes, deposito la fianza en el ivima para que el inquilino se lo pueda deducir en el irpf pero la vivienda no tiene certificado energético”, reconoce un particular que alquila un piso situado en la calle doctor esquerdo de madrid. “ningún organismo me lo está exigiendo, por tanto, para qué lo voy a solicitar”, se pregunta

la postura de este casero madrileño se repite en toda la geografía española. “los contratos de arrendamiento, al ser privado entre partes, no se encuentran afectados por ningún organismo de control o vigilancia que asegure que son correctos en forma, condiciones, etc. si bien los contratos han de someterse a lo dispuesto en la legislación, no hay un órgano actual que supervise que esto esté ocurriendo”, constatan desde st-sociedad de tasación

este diario ha contactado con el idae, instituto para la diversificación y ahorro de la energía, para consultar esta problemática. sin embargo, la respuesta del organismo dependiente del ministerio de fomento se ha limitado a recordar el régimen sancionador que establece la normativa y a señalar que las inspecciones corresponden al “órgano competente de cada ccaa”

por su parte, st-sociedad de tasación reconoce que el control del cumplimiento del real decreto 235/2013 sobre certificación de eficiencia energética en materia de alquiler es “difícil”, y asevera que en todo caso “depende de los medios que invierta cada comunidad autónoma”. desde la consejería de economía de la comunidad de madrid indican a idealista news que no han tomado medidas para perseguir y sancionar a los caseros que incumplan la ley en materia energética

en agosto de 2013, la dirección general madrileña de industria, energía y minas puso en marcha un servicio de inspectores para controlar que las etiquetas energéticas sean “correctas”. sin embargo, las mismas fuentes aclaran que el trabajo de estos profesionales se basa en comprobar y verificar que los certificados energéticos que los técnicos firman y envían al registro no son “fraudulentos”

la responsabilidad es del propietario

“la legislación exige que a partir de junio de 2013 toda vivienda que se alquile o venda debe contar con el certificado. el propietario que no lo haga se arriesga a ser multado”, insisten desde el organismo regional. además, destacan que en el caso de los alquileres, el casero se expone a que si alquila su piso sin el certificado, el inquilino puede aprovechar esta situación para chantajearle bajo la amenaza de denunciarlo

st-sociedad de tasación subraya que la legislación establece que “cuando el objeto del contrato sea el arrendamiento de la totalidad o parte del edificio, según corresponda, bastará con la simple exhibición y puesta a disposición del arrendatario de una copia del referido certificado”. por tanto, la responsabilidad del contar con el certificado energético recae en el propietario, que puede enfrentarse a multas de hasta 6.000 euros

donde la administración sí está exigiendo y controlando el certificado energético de los alquileres es en los servicios de mediación entre propietarios e inquilinos que ella misma ofrece. este es el ejemplo de los alquileres que forman parte de la bolsa de agència de l’habitatge de catalunya o el plan alquila de la comunidad de madrid

precisamente, el propio servicio de atención telefónica de este último organismo informa de que uno de los requisitos previos a la inscripción de una vivienda en la bolsa de inmuebles a alquilar es que el propietario presente la etiqueta energética del inmueble. “en caso de que su emisión se encuentre en trámite, será a la firma del contrato donde será inevitable la presentación de dicha etiqueta energética”, recalcan

posibles medidas de control

desde st-sociedad de tasación proponen que, dado que la identificación del inmueble certificado en los documentos técnicos así como en el procedimiento de registro se realiza mediante su referencia catastral, “no sería descabellado cruzar datos entre administraciones” para atajar la picaresca de los caseros. aunque aseguran no tener constancia de que esto se esté produciendo

otra de las vías a las que están recurriendo las ccaa es abrir expedientes a las inmobiliarias que publicitan los pisos sin certificado energético. también se atisba como una posible solución que los organismos regionales, donde los propietarios deben de depositar las fianzas para lograr ventajas fiscales, requiriesen la presentación de la etiqueta energética

Anuncios